Por: Raúl Reyna

“No digas nada en línea que no quisieras plasmar en un anuncio espectacular con tu cara en el.”  Erin Bury

Hola.

Antes de empezar quiero aprovechar el espacio para agradecer la invitación a participar en éste interesantísimo proyecto a mi querida miss Vero. ¡¡¡Muchas gracias!!!

Ésta es la primera vez que participo en un Blog, y me alegra que sea en el de Vero, Pues bien, primeramente mi nombre es Raúl Reyna, tengo 23 años y soy Licenciado en Mercadotecnia, trabajo en una Agencia como responsable del área de Marketing en Playa del Carmen, Quintana Roo, y te agradezco que te tomes el tiempo de leer éstas líneas.

Quizás pienses que el tema de las Redes Sociales ya está muy trillado y ¿sabes? Probablemente tengas razón, pero muy seguramente llegaste a éste post a través de una de ellas y te invito a reflexionar conmigo, espero lo encuentres interesante.

Comencemos por preguntarnos ¿Qué es esto de las Redes Sociales?

El internet nos dice: “Las redes sociales son estructuras sociales compuestas de grupos de personas, las cuales están conectadas por uno o varios tipos de relaciones, tales como amistad, parentesco, intereses comunes o que comparten conocimientos.” – Wikipedia. Bla bla bla.

Que en español quiere decir algo así como, sitios especializados en conectar y relacionar personas con intereses, gustos o perfiles afines donde pueden compartir contenido (Fotos, videos, enlaces, status, etc.) entre sí, generando interacción. Nótese la palabra subrayada.

¿Por qué surgen las Redes Sociales?

Bueno, sin ser estrictos en el origen, sabemos que las Redes Sociales están ahí ahora a nuestro alcance porque gente como Mark Zuckemberg (Facebook), Jack Dorsey (Twitter), Master Ajay Lavarias, Steve Chen y Jawed Karim (Youtube), tuvieron los medios, el tiempo, los recursos y por su puesto la “grandiosa” idea, pero ¿dónde está la clave del éxito de estos ahora vicios, para muchos? (créanme, ¡son adictivas!). No hay ningún truco estimad@ lector(a), las Redes Sociales fueron tan bien aceptadas porque responden estrictamente a una necesidad del ser humano muy primitiva que es la de llamar la atención, y como efecto secundario se puede desarrollar un estilo de voyerismo (gusto por ver) si no es que hasta obsesión, al estar pendiente de lo que pasa con nuestros amigos, followers, suscriptores, etc. ¿Les ha pasado?

Ahora bien, regresando a la palabra subrayada, ¿realmente somos consientes de éste fenómeno? ¿Consideramos el ciclo de la información que compartimos y el posible impacto que pudiera tener? Y más importante aún, ¿nos detenemos a pensar si lo que compartimos pudiera llegar a afectar o beneficiar nuestra imagen ante los demás?

Ok ya entendí, ¿Qué hago ahora?

Si eres adolecente te invito a que hagas lo anterior, incluso haz el ejercicio conmigo, entra a tu timeline y/o muro y échale un ojo como si no fuera tuyo, como si fuera de alguien más, y respóndete ¿Qué te dice de esa persona? Si notas algo extraño ¡no te asustes! Todo tiene solución. 😉

Si en cambio eres padre o madre de familia, ¡lo felicito! por preocuparse y ocuparse de este tema. No hay por qué tenerle miedo a las Redes Sociales, no son malas en sí, al contrario, son maravillosas, es increíble las amistades que puede hacer uno a través de ellas, es solo cuestión de sentido común, en cuanto a lo que publicamos y a las personas que agregamos y les permitimos accesar a nuestros contenidos, únicamente les invito a transmitirles éste sentido común a sus hijos. (Incluso más adelante podríamos hablar de las políticas de privacidad y personalizar ciertas publicaciones, coméntenle a Vero), Ustedes como padres están obligados a conocer cómo funcionan las Redes Sociales, incluso me atrevería a decir, mejor que sus hijos mismos. ¡Sí, me cae!

Lo que les comparto no es exclusivo de padres e hijos, ser cuidadosos con lo que compartimos nos incluye a todos, incluso espero también pueda ser útil a los universitarios próximos a egresar, es bien sabido que hoy en día los reclutadores de personal de las empresas se apoyan en los perfiles de las Redes Sociales de los candidatos a los puestos para contratar y yo les dejo el siguiente reflexión: Si la forma en la que vestimos, nos comportamos, hablamos en público, etc puede decir mucho de nosotros como personas, imagínate que tanta información acerca de nosotros no pueden decir nuestros perfiles en las Redes Sociales, hay que procurar que sea siempre positiva.

Yo no pretendo que de ahora en adelante dejen de publicar, twittear, compartir lo que les gusta, para nada, pero si tengan en cuenta los detalles que les expuse y que hay modos y formas de hacerlo sin comprometer nuestra imagen o la de alguien más en las Redes Sociales.

Digámosle SI a las Redes Sociales, digámosle SI a conocer gente interesante y hacer buenas amistades, pero hagamos un uso responsable, no solo de Facebook, Twitter y youtube, si no del internet en general, evitemos malas experiencias.

Y bien ¿Qué es lo que quieres compartir acerca de ti?…

¡¡¡Gracias!!!

Raúl Reyna.

Anuncios