Por: Daniela Muñoz

“El alcohol provoca el deseo pero frustra la ejecución.” William Shakespeare

 

Hoy cumplo 18 años, estoy por terminar la prepa, y me gustaría compartir  mis ideas, tal vez para muchos no tenga importancia, pero otros quizá se sientan identificados con lo que yo quiero expresar.

Quisiera iniciar explicando a que se le llama alcoholismo, pues es muy sencillo, es una enfermedad de la cual se padece una gran necesidad de ingerir alcohol, de tal modo que existe una dependencia al mismo. Una persona alcohólica no tiene control sobre los límites de su consumo y es muy común que el grado de tolerancia al alcohol con el tiempo se vaya elevando.

Una de las razones por la cual la gente inicia con este consumo es que este te relaja, hoy vivimos una realidad en que el estrés es parte del día a día, y esta sustancia es como medicina para el estrés, te relaja, se hace sentir alegre, sin preocupaciones ¿Quién no querría algo que te hace sentir tan bien?

Por otro lado la facilidad de conseguir el alcohol, si aun no tienes edad, en la mayoría de las casas hay una botella, es típico que en la comida familiar siempre haya alcohol (es como una cuestión de costumbres) los adultos insistiendo con los más jóvenes para que prueben una cervecita o una copita.

Para mí la razón más alarmante es el inicio de este consumo cada vez a edad más temprana (11 años) por depresión, baja autoestima y sobre todo por presión social, por ser aceptados.

Una interesante paradoja es que al consumirlo ya no estás en tus cinco sentidos, pero eso si te da muchísima seguridad y es por eso que los chavitos regularmente se sienten que “están bien”, que “no pasa nada”, que “pueden manejar” pero no es así.

En lo que va del año van cuatro muertes cercanas de jóvenes  por accidentes automovilísticos, porque iban tomados. ¿Dónde están los papas? ¿Dónde están las escuelas? ¿Quién les va a decir a estos jóvenes que no está bien perderse en el alcohol? ¿Dónde están los valores? ¿Dónde está la educación?

La forma que usan para solucionar este problema es dar pláticas en las escuelas, está bien perfecto, pero que caso tiene si en la misma escuela el maestro llega crudo, que ejemplo nos está dando, me parece lamentable. Que caso tienen las platicas, si pasan por alto que los alumnos lleven al salón alcohol en botellas de te helado.

Daré  algunas ideas para las escuelas, porque es donde pasmos más tiempo los jóvenes: En primer lugar contratar maestros bien formados con valores que sean capaces de dar un buen ejemplo, tampoco gente cerrada, simplemente bien preparada, personas que puedan ser un modelo a seguir. En segundo lugar hacer campañas, exposiciones, conferencias, mesas redondas… no personas que vengan a hablarnos tres horas, sino que los mismos estudiantes que se pongan a investigar.

En tercer lugar DEPORTES esa es la clave, está motivado, quiere seguir entrenando, cuidara no desvelarse, tendrá que estar saludable, para mi es una excelente forma de mantener a los chavos activos y sanos.

Todo es un conjunto de acciones que deben concientizar a los jóvenes para querer estar bien, no se les puede obligar  a dejar de hacer algo que les gusta hacer, por eso es tan importante la investigación que ellos busquen, que se enteren y así poder querer su propio bien.

Sin duda el consumo de alcohol en los jóvenes es un problema de la sociedad actual.

Anuncios