Por: Anita San Martín

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.” Aristóteles

En los últimos días he andado cargada de trabajo, porque en parte si tengo muchisisimo que como digo comúnmente “me quiero volver chango” pero creo que también es porque he empezado a utilizar el trabajo como un mecanismo de defensa para no pensar, para no sentir, para ocuparme en algo. Y puede que funcione, pero de pronto me di cuenta que he dejado de lado a mis amigos, que fuera de mis amigos de la oficina a los que quiero mucho y que me han ayudado enormemente en este proceso, casi no he visto a nadie, a lo mejor porque no quiero que me pregunten ¿cómo estoy? porque estoy segura que me conocen quizá más de lo que yo pueda conocerme y eso significaría poner el dedo en la llaga.

He empezado a utilizar frases como “Salgo cansada del trabajo” “No tengo hora de salida” “Hoy no puedo” y muchisisimas más que en definitiva son una serie de negaciones.

Y entonces como por arte de magia escuche una frase que me ha hecho reflexionar bastante “Tu trabajo no te atenderá cuando estés enfermo, pero tus amigos si.” Y Recordé cuando mis papás se fueron de viaje esta vez, yo dije que no podía acompañarlos porque tenía mucho trabajo y era más que imposible que me dieran días de permiso, así que me limité y dije que no iba, después muchos ya sabrán la historia, mis papás tuvieron un accidente, mi papá falleció, yo falte días al trabajo y el trabajo siguió, la empresa no se cayó, el trabajo salió de cualquier modo y yo, yo estuve rodeada de tantas personas que sin duda me quieren mucho, tanto apoyo de quien menos lo espere, nunca estuve sola, estuve rodeada de MIS AMIGOS, el mundo siguió girando sin mí y mis amigos, hicieron que mi mundo siguiera girando. “Un Verdadero Amigo es alguien que te conoce tal como eres, comprende dónde has estado, te acompaña en tus logros y tus fracasos, celebra tus alegrías, comparte tu dolor y jamás te juzga por tus errores.”

Aunque no lo crean siempre presumo de no entrar dentro del dicho de que a los amigos se les cuenta con los dedos de una mano, la verdad es que a mí me faltan dedos para contar a mis amigos, Dios me ha dado la dicha de estar rodeada de muchos ángeles, que sin ninguna obligación me han ofrecido sus alas para volar cuando las mías están rotas. Como ahora por ejemplo, que aunque me la he pasado del trabajo a mi casa y de mi casa al trabajo, no hay día que no vea un mensajito de alguno deseándome buenas cosas y muchas bendiciones, dicen que cuando estas arriba tus amigos saben quién eres, pero cuando estas abajo tú sabes quiénes son tus amigos, creo perfectamente saber quiénes son los míos.

Sin amigos, no existe la alegría de poder compartir, el reír, el llorar, un lugar de calma en alguna situación de dolor, de desesperanza cuando no encontramos las respuestas, cuando la vida nos aplasto y quebró sin previo aviso. Un amigo es aquel siempre estará del otro lado del teléfono, de la computadora. Nuestra vida es vivible en parte gracias a los amigos.

Compartir la vida con nuestros amigos, es una manera de potenciarnos como seres humanos hacia la eternidad a través de los sentimientos y emociones más genuinos, es aprender a ser generosos de corazón, es aprender a dar, es jamás dejar de crecer como seres humanos, es buscar de alguna manera, muchas veces, la fortaleza en nuestra debilidad, porque cuando un amigo no pide algo y estamos mal, por más que mal estemos, no lo podemos defraudar o dejarlo desamparado frente a un problema. Tener amigos es un compromiso, con nosotros mismos, con la vida, con nuestro amigo, es estar ahí, siempre. La base de la amistad, son los sentimientos y esos sentimientos son los que pintan el mundo de los humanos con los colores del arco iris, cuando ese mundo muchas veces, solo está pintado de gris o de blanco y negro.

Probablemente mi trabajo sea importante, ahora más que nunca, pero mis amigos lo son más. Así que de ahora en adelante creo que tengo que ir haciendo un espacio para todos y cada uno, acostumbrarme a que si me van a preguntar que como estoy es porque me quieren y se preocupan, recordar que el día que yo me enfermé o tenga que pasar por una situación parecida habrá muchas manos con un pañuelo para secar mis lágrimas, muchos brazos reconfortantes para abrazarme y muchos ojos para decirme con una mirada lo importante que soy para ellos.
Así que no significa que descuidaré mi trabajo, simplemente que mi propósito de ahora en adelante será dedicar un espacio para ver y platicar con aquellas personas que hoy por hoy siguen haciendo mi vida maravillosa.

Y para ti ¿Qué significa un amigo? ¿De verdad estas siendo un buen amigo? Si no, ¿qué esperas?, así como yo, nunca es tarde para recordar la importancia de la amistad.

“Todo mundo quiere tener un buen amigo, pocos se toman la molestia de ser uno.”

Anuncios