Por: Gerardo Ponce

 

“Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia.” 

Marco Tulio Cicerón.

 

Desgraciadamente y aunque suene muy trillado, recuerdo como decían mis abuelos, en mis tiempos había respeto a los mayores, éramos más educados bla bla bla… pues me he dado cuenta que tienen razón, actualmente la mayoría de las personas nunca muestran un gesto de amabilidad o agradecimiento, lo cual empeora en las nuevas generaciones, yo creo que no cuesta nada decir gracias si alguien tiene un detalle contigo, y a veces quizás ni eso, tal vez con sólo una sonrisa bastaría.

En el automóvil es lo mismo, parece que todos fuimos educados para pelear a ver quien pasa primero, quien no deja que lo rebasen, quien llega más rápido etc. Yo soy de los que sí, manejo un poco rápido pero respeto las señales, no me paso los altos, me formo para poder dar vueltas, cedo el paso en cruceros y a peatones, aunque muchas veces ni las gracias te dan, aún así lo hago y como dicen: “no queda en mí”.

Yo creo que nada nos cuesta ser amables, ser educados, demostrar nuestros valores, ¿cómo? con cosas simples, pide las cosas por favor, usa un tono de voz amable, da las gracias, sonríe, no te metas en las filas, no interrumpas cuando alguien esté hablando, no grites o trates mal al personal de servicio, si te ceden el paso agradece, si no te dejan meter en un carril con tu auto fórmate y no pelees, si siempre tienes prisa mide tus tiempos, en el transporte público cede tu asiento a personas mayores o mujeres embarazadas. Si vas a abrir la boca para insultar mejor permanece callado.

Pero el propósito de este post es principalmente recordar que debemos rescatar estos valores y fomentarlos en los niños, ellos son el futuro y así como van creo que muchos valores se perderán paulatinamente. Hagamos conciencia y eduquemos a los pequeños. 

Anuncios