Por: Anita San Martín

El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque antes haya sido traicionado, aquel que todavía necesite amar, aunque haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo. Madre Teresa de Calcuta

Este es el título que lleva mi película favorita de todos los tiempos ¿Por qué es mi película favorita? Porque no puedo dejar de identificarme con la protagonista, quizá ya la hayas visto, quizá no, pero te voy a contar un poquito de lo que trata para que entiendas mejor a donde quiero llegar con este post. La película se centra en una joven que se enamora de todo aquel que se cruza por su camino, que se emociona, que espera ansiosa porque le llamen después de la primera cita, porque interpreta cada señal y se ilusiona con cada sonrisa, con cada hola, con cada mirada; cada vez que no la llaman pone miles de pretextos, “Quizá perdió mi número, quizá se murió su abuelita”; hasta que conoce a un chico que le enseña a interpretar las señales de cuando un hombre te quiere o simplemente no te quiere, cuando le importas y cuando no.

¿Qué padre sería tener a un amigo que nos enseñara a interpretar esas señales no? Sin embargo creo que no siempre lo necesitamos, a veces nosotras solas solemos darnos cuenta cuando un hombre nos quiere o no, cuando solo quiere divertirse o pasar el rato o cuando quiere algo de verdad, lo que pasa es que no duele aceptar que aquella persona en la que hemos puesto todas nuestras ilusiones no nos ve de la misma forma en la que la vemos a ella. Y así seguimos ilusionándonos con cada hombre que se cruza en nuestro camino, a mi me ha tocado ilusionarme con patanes pero también con hombres con lo que ahora tengo una increíble amistad que no cambio ni porque en aquel momento me hubiera aceptado.

Pero es tan difícil alejarse de aquellos que simplemente no nos quieren, a los que no les gustamos y voltear a ver a aquellos que si sueñan con nosotras.  ¿Cómo alejarnos de aquellos hombres que no buscan algo serio con nosotras? Primero que nada creo que debes sincerarte contigo y definir si tú estas buscando algo serio, si quieres una relación duradera o por lo menos intentarlo, si es así debes alejarte de aquellos hombres que no están disponibles, aquellos hombres que tienen miedo de decirles a otros que están saliendo contigo porque eso ahuyentaría a otras citas, hombres que ya están siendo infieles al verte, “la va a dejar por mi” no va a pasar, además no hay garantía de que A TI no te haga lo mismo, creo que nadie merece ser el guardadito de alguien más.

Tienes que ser tú como eres y alejarte de aquellos que no te aceptan, no permitas que tu carencia de amor permita que alguien te limite o te reprima.

No sigas al guapo, al alto, al de dinero, lo que quiero decir es que ignores la envoltura, ¿Cuántas veces no te ha pasado en tu cumpleaños que recibes un regalo con una envoltura padrísima pero al quitarla el regalo no es lo que esperabas? En lo personal me pasó muchísimo, esperaba algo más de mi agrado y resultó que el regalo no era tan bonito y creo que eso sucede también en las relaciones, nos vamos por aquel que nos hace temblar hasta los huesos aunque nos trate mal, solo porque la envoltura es bonita.

Si sales con alguien y no te llama, no te busca o simplemente ya no muestra interés, dale vuelta la página, recuerda que algún día alguien va a entrar alguien en tu vida y te vas a dar cuenta porque nunca funcionó con alguien más. Si un hombre quiere estar contigo, hará que suceda.

Pero lo más importante; crea y vive una vida que sea tan buena que no importe si alguien aparece en ella. Dile si a cada oportunidad de ser amigos, no todos los hombres que conoces tienen que ser tus novios, ni tienes que imaginar el día de tu boda con alguno de ellos, sal, conoce gente nueva, no permitas que nadie te quiera menos de lo que tú te quieres.  Ocúpate en vivir la vida de tus sueños en lugar de buscar al hombre o a la mujer de tus sueños. Acuérdate que el amor es como la mariposa: una vez que dejas de perseguirla, gentilmente se posará en tu hombro. En lugar de buscar al compañero adecuado, conviértete en la persona adecuada. Hazte atractivo para ti. Te llegará, tarde o temprano el amor se posará en ti. Mi mamá dice que siempre hay un roto para un descocido o como escuché alguna vez “Alguien tiene lo que tú buscas, alguien busca lo que tú tienes” Nunca, pero nunca pierdas la esperanza, siempre hay alguien para todos.

Por último quiero terminar con esta frase de la película en la que se resume toda la trama.

“Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan, nos imploran que esperemos el giro del tercer acto: La declaración inesperada de amor. La excepción a la regla. A veces nos concentramos tanto en el final feliz que no aprendemos a interpretar las señales, a diferenciar entre los que nos quieren y los que no. Entre los que se van a quedar y se van a ir. Y quizá el final feliz no incluye un tipo maravilloso: quizá el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizá el final feliz solo consiste en seguir. O quizá este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza, tú nunca, nunca perdiste las esperanzas.”

Anuncios