Por: Verónica Fernández

“Podemos estar seguros de que la mayor esperanza para mantener el equilibro ante cualquier situación recae en nosotros mismos” Francis J. Braceland

En los últimos meses he estado metida en el tema de la imagen… no me queda la menor duda de la enorme importancia de esta en el rol que jugamos dentro del sistema social, una imagen dice más que mil palabras y de ahí el interés  de ponerle cuidado a lo que proyectamos a través de nuestro aspecto.

En mi experiencia, la imagen muchas veces no es congruente con la esencia de la persona, pero en este día a día tan acelerado que vivimos difícilmente tendremos oportunidad de cambiar esa impresión que causamos con nuestra apariencia.

La imagen debe estar en completo equilibrio con lo que somos,  una imagen debe ser honesta, por eso la importancia de conocernos, mis cursos los inicio con una clase de autoconocimiento, que realmente es solo una invitación a explorar más el interior, si nos gusta crecer nunca dejamos de conocernos  ya que estamos en continuo cambio y eso idealmente se debe proyectar a los demás.

¡Wow, que bien te ves, como has cambiado! Qué bien que eso nos dijeran al vernos, yo estoy convencida que los años bien llevados suman a nuestra imagen,  lo importante saber cómo  llevar bien los años.

Sin duda el gran secreto es el equilibrio, y como dice la frase con la que inicio el post es responsabilidad nuestra el saber hacerlo, para mí  hay que cuidar los tres aspectos: mente, cuerpo y espíritu.

Dedica tiempo a estudiar algo mas,  para mí el conocimiento es como un hilo que vas jalando y nunca termina de salir, comienza con temas que te atraigan y sigue investigando, checa que información hay al respecto, que opinan otros autores, como ven ese tema expertos de otras áreas.  Creo que hoy es fácil ser autodidacta, sin embargo a  mi me encanta asistir a un  curso presencial, cuando estudie la maestría me di cuenta que lo más rico de la experiencia fue el conocer las opiniones de mis compañeros.

La segunda parte de la triada el crecimiento espiritual, yo nací en una familia de ateos, buenos mi mamá digamos que no era practicante de ninguna religión y mi papá si  todo un ateo, por ese motivo durante muchos años estuvieron preguntas en mi cabeza y SI llegue a la conclusión que hay un espíritu, alma… es en donde esta esa intuición que nos hace realmente sabios, que nos permite trascender y nos ayuda a estar realmente en paz, esa serenidad que no dan los conocimientos. ¿Cómo lograrla? Practicando cualquier religión, ojo no se obtiene yendo al templo, como muchos creen, si vas es realmente a ponerte en contacto con un ser superior y no a criticar el sermón de padre… Requiere esfuerzo y dedicación pero los frutos son invaluables.

La tercera es la parte es la física, el cuerpo, la parte biológica que heredamos  si somos altos, morenos, huesos anchos, juanetes… eso no lo decidimos ya veníamos así y todo eso hay que aceptarlo,  de las cosas que más negativamente se proyectan en la imagen es la falta de aceptación,  algunos le llaman autoestima y se proyecta en la mala postura ó cuando siendo morenas nos empeñamos en pintarnos el cabello de rubio, usar lentes de contacto de color,  o empezar con el vicio de las cirugías estéticas, si no tienes una imagen sana de ti mismo ninguna cirugía lo va a arreglar, sin embargo hay muchas cosas que SI podemos hacer para mejorar nuestra imagen después que nos aceptamos como somos.

Hacer un equilibrio entre estas tres partes nos va a dar como resultado una imagen integral  que nos va a proyectar con esa mirada de madurez y satisfacción que no todos logran en la vida y que es más elegante que el traje más caro ó el bolso de moda… Invierte en lo que vale la pena. Espero que te haya gustado y servido lo que escribí, si es así dale “like” y déjame tus cometarios que como te dije  en la parte intelectual son los más enriquecen, un abrazo y gracias por leerme.

Anuncios