Archivos Por autor

Por : Anita San Martín

 

Debemos escuchar al niño que fuimos un día y que existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de instantes mágicos. Paulo Coelho

Este post surge de la inquietud de una personita muy querida que en palabras de él mismo “Tú que eres buena para el choro, escribe algo sobre nunca perder a nuestro niño interior” Aunque no pude hacerlo de inmediato, la idea me pareció fantástica y desde antes de escribirlo ya tenía algunas líneas lista para éste momento.

¿Cuántas veces nos dejamos arrastrar por nuestra rutina de vida y dejamos de disfrutar las pequeñas cosas de la vida? Alguna vez escuché que lo que el mundo necesita son maravillas, más bien creo que el mundo está lleno de maravillas, pero hemos perdido la capacidad de asombro como la de un niño. ¿Cuándo fue la última vez que te permitiste reír a carcajadas, que te maravillaste ante la naturaleza?, O qué te comiste tus galletas o papitas preferidas sin importar las calorías o lo dulces que podrían estar?

Todos fuimos alguna vez niños, pero creo que algunos olvidamos cómo nos reíamos, nos asombrábamos, cómo nos emocionaba ver las gotas de lluvia jugando carreritas por el cristal, nos emocionaba cumplir años y saber que nos comeríamos una rebanada de pastel, ahora creo que a muchos cumplir años nos pesa un poco, nos hemos vuelto cuadrados, nos cerramos a distintas posibilidades para hacer las cosas “creemos siempre tener la razón”  y todo esto me recuerda mucho al “Principito” (mi libro favorito de todos los tiempos jeje) que decía: “A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle.” No puede ser más cierto, conforme vamos creciendo vamos perdiendo esa curiosidad. Los grandes vivimos pensando que no podemos hacer nada ridículo porque hay alguien que nos está viendo. Los niños en cambio, bailan si tienen ganas, lloran si quieren hacerlo, no ocultan sus emociones, si quieren decirte “Te quiero” no les importa si van a recibir un “Yo también te quiero” por respuesta, tienen ese brillo en la mirada,  esa sonrisa en el rostro, esos pies inquietos y esos brazos que dan consuelo y roban el aliento hasta a la persona más fría.

Se trata de combinar la etapa que estás viviendo ahora con ese pequeñín que hay dentro de ti, no importa cuántos años tienes, 18, 20, 25, 28, 40 o 50, acuérdate que no son los años de vida, son la vida de los años lo que importa. Maravíllate, deja que tus emociones fluyan, juega, disfruta, diviértete, no ocultes a tu niño que quiere salir para enseñarte que la vida es hermosa, cuando la miras con los ojos de un niño, con esos ojos llenos de asombro, de amor, de ingenuidad, de pureza, de nobleza. Si hoy quieres cantar, canta, si hoy quieres  bailar, baila…si quieres comerte un helado doble con chispas de colores o tus galletas favoritas, hazlo, muchas decisiones importantes también se pueden tomar acompañadas de un chocolate o una paleta gigante de caramelo, haz lo que tengas que hacer, pero nunca dejes que tu niño interior se muera.

¿Perdiste a tu niño interior? Nunca es tarde para recuperarlo, nunca es tarde para recordar que vive dentro de ti, esperando que lo llames para que te acompañe a disfrutar de las pequeñas alegrías de  la vida. 

Algún día tendrás que partir de aquí, puede ser dentro de diez años o de diez minutos, y habrás perdido demasiado tiempo siendo adulto, trabajando y acumulando bienes, como para disfrutar de la alegría de ser niño; cuando eso ocurra no te van a preguntar ¿Cuántos contratos firmaste?  ¿Cuántas decisiones importantes con un traje y corbata tuviste que tomar? ¿Cuánto dinero se quedó en tu cuenta en el banco? ¿Cuántos coches se quedaron estacionados en casa? ¡Noooo!, te van a preguntar ¿Cuánto amaste? ¿A cuántos abrazaste? ¿Cuánto bien hiciste?  ¿Cuánto disfrutaste de la vida? ¿Cuánto sonreíste? No esperes a tener el cabello blanco para despertar a tu niño ¡Despiértalo hoy!

“Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)” Antoine de Saint-Exupéry

Por: Verónica Fernández

“Podemos estar seguros de que la mayor esperanza para mantener el equilibro ante cualquier situación recae en nosotros mismos” Francis J. Braceland

En los últimos meses he estado metida en el tema de la imagen… no me queda la menor duda de la enorme importancia de esta en el rol que jugamos dentro del sistema social, una imagen dice más que mil palabras y de ahí el interés  de ponerle cuidado a lo que proyectamos a través de nuestro aspecto.

En mi experiencia, la imagen muchas veces no es congruente con la esencia de la persona, pero en este día a día tan acelerado que vivimos difícilmente tendremos oportunidad de cambiar esa impresión que causamos con nuestra apariencia.

La imagen debe estar en completo equilibrio con lo que somos,  una imagen debe ser honesta, por eso la importancia de conocernos, mis cursos los inicio con una clase de autoconocimiento, que realmente es solo una invitación a explorar más el interior, si nos gusta crecer nunca dejamos de conocernos  ya que estamos en continuo cambio y eso idealmente se debe proyectar a los demás.

¡Wow, que bien te ves, como has cambiado! Qué bien que eso nos dijeran al vernos, yo estoy convencida que los años bien llevados suman a nuestra imagen,  lo importante saber cómo  llevar bien los años.

Sin duda el gran secreto es el equilibrio, y como dice la frase con la que inicio el post es responsabilidad nuestra el saber hacerlo, para mí  hay que cuidar los tres aspectos: mente, cuerpo y espíritu.

Dedica tiempo a estudiar algo mas,  para mí el conocimiento es como un hilo que vas jalando y nunca termina de salir, comienza con temas que te atraigan y sigue investigando, checa que información hay al respecto, que opinan otros autores, como ven ese tema expertos de otras áreas.  Creo que hoy es fácil ser autodidacta, sin embargo a  mi me encanta asistir a un  curso presencial, cuando estudie la maestría me di cuenta que lo más rico de la experiencia fue el conocer las opiniones de mis compañeros.

La segunda parte de la triada el crecimiento espiritual, yo nací en una familia de ateos, buenos mi mamá digamos que no era practicante de ninguna religión y mi papá si  todo un ateo, por ese motivo durante muchos años estuvieron preguntas en mi cabeza y SI llegue a la conclusión que hay un espíritu, alma… es en donde esta esa intuición que nos hace realmente sabios, que nos permite trascender y nos ayuda a estar realmente en paz, esa serenidad que no dan los conocimientos. ¿Cómo lograrla? Practicando cualquier religión, ojo no se obtiene yendo al templo, como muchos creen, si vas es realmente a ponerte en contacto con un ser superior y no a criticar el sermón de padre… Requiere esfuerzo y dedicación pero los frutos son invaluables.

La tercera es la parte es la física, el cuerpo, la parte biológica que heredamos  si somos altos, morenos, huesos anchos, juanetes… eso no lo decidimos ya veníamos así y todo eso hay que aceptarlo,  de las cosas que más negativamente se proyectan en la imagen es la falta de aceptación,  algunos le llaman autoestima y se proyecta en la mala postura ó cuando siendo morenas nos empeñamos en pintarnos el cabello de rubio, usar lentes de contacto de color,  o empezar con el vicio de las cirugías estéticas, si no tienes una imagen sana de ti mismo ninguna cirugía lo va a arreglar, sin embargo hay muchas cosas que SI podemos hacer para mejorar nuestra imagen después que nos aceptamos como somos.

Hacer un equilibrio entre estas tres partes nos va a dar como resultado una imagen integral  que nos va a proyectar con esa mirada de madurez y satisfacción que no todos logran en la vida y que es más elegante que el traje más caro ó el bolso de moda… Invierte en lo que vale la pena. Espero que te haya gustado y servido lo que escribí, si es así dale “like” y déjame tus cometarios que como te dije  en la parte intelectual son los más enriquecen, un abrazo y gracias por leerme.

Por: Anita San Martín

El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque antes haya sido traicionado, aquel que todavía necesite amar, aunque haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo. Madre Teresa de Calcuta

Este es el título que lleva mi película favorita de todos los tiempos ¿Por qué es mi película favorita? Porque no puedo dejar de identificarme con la protagonista, quizá ya la hayas visto, quizá no, pero te voy a contar un poquito de lo que trata para que entiendas mejor a donde quiero llegar con este post. La película se centra en una joven que se enamora de todo aquel que se cruza por su camino, que se emociona, que espera ansiosa porque le llamen después de la primera cita, porque interpreta cada señal y se ilusiona con cada sonrisa, con cada hola, con cada mirada; cada vez que no la llaman pone miles de pretextos, “Quizá perdió mi número, quizá se murió su abuelita”; hasta que conoce a un chico que le enseña a interpretar las señales de cuando un hombre te quiere o simplemente no te quiere, cuando le importas y cuando no.

¿Qué padre sería tener a un amigo que nos enseñara a interpretar esas señales no? Sin embargo creo que no siempre lo necesitamos, a veces nosotras solas solemos darnos cuenta cuando un hombre nos quiere o no, cuando solo quiere divertirse o pasar el rato o cuando quiere algo de verdad, lo que pasa es que no duele aceptar que aquella persona en la que hemos puesto todas nuestras ilusiones no nos ve de la misma forma en la que la vemos a ella. Y así seguimos ilusionándonos con cada hombre que se cruza en nuestro camino, a mi me ha tocado ilusionarme con patanes pero también con hombres con lo que ahora tengo una increíble amistad que no cambio ni porque en aquel momento me hubiera aceptado.

Pero es tan difícil alejarse de aquellos que simplemente no nos quieren, a los que no les gustamos y voltear a ver a aquellos que si sueñan con nosotras.  ¿Cómo alejarnos de aquellos hombres que no buscan algo serio con nosotras? Primero que nada creo que debes sincerarte contigo y definir si tú estas buscando algo serio, si quieres una relación duradera o por lo menos intentarlo, si es así debes alejarte de aquellos hombres que no están disponibles, aquellos hombres que tienen miedo de decirles a otros que están saliendo contigo porque eso ahuyentaría a otras citas, hombres que ya están siendo infieles al verte, “la va a dejar por mi” no va a pasar, además no hay garantía de que A TI no te haga lo mismo, creo que nadie merece ser el guardadito de alguien más.

Tienes que ser tú como eres y alejarte de aquellos que no te aceptan, no permitas que tu carencia de amor permita que alguien te limite o te reprima.

No sigas al guapo, al alto, al de dinero, lo que quiero decir es que ignores la envoltura, ¿Cuántas veces no te ha pasado en tu cumpleaños que recibes un regalo con una envoltura padrísima pero al quitarla el regalo no es lo que esperabas? En lo personal me pasó muchísimo, esperaba algo más de mi agrado y resultó que el regalo no era tan bonito y creo que eso sucede también en las relaciones, nos vamos por aquel que nos hace temblar hasta los huesos aunque nos trate mal, solo porque la envoltura es bonita.

Si sales con alguien y no te llama, no te busca o simplemente ya no muestra interés, dale vuelta la página, recuerda que algún día alguien va a entrar alguien en tu vida y te vas a dar cuenta porque nunca funcionó con alguien más. Si un hombre quiere estar contigo, hará que suceda.

Pero lo más importante; crea y vive una vida que sea tan buena que no importe si alguien aparece en ella. Dile si a cada oportunidad de ser amigos, no todos los hombres que conoces tienen que ser tus novios, ni tienes que imaginar el día de tu boda con alguno de ellos, sal, conoce gente nueva, no permitas que nadie te quiera menos de lo que tú te quieres.  Ocúpate en vivir la vida de tus sueños en lugar de buscar al hombre o a la mujer de tus sueños. Acuérdate que el amor es como la mariposa: una vez que dejas de perseguirla, gentilmente se posará en tu hombro. En lugar de buscar al compañero adecuado, conviértete en la persona adecuada. Hazte atractivo para ti. Te llegará, tarde o temprano el amor se posará en ti. Mi mamá dice que siempre hay un roto para un descocido o como escuché alguna vez “Alguien tiene lo que tú buscas, alguien busca lo que tú tienes” Nunca, pero nunca pierdas la esperanza, siempre hay alguien para todos.

Por último quiero terminar con esta frase de la película en la que se resume toda la trama.

“Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan, nos imploran que esperemos el giro del tercer acto: La declaración inesperada de amor. La excepción a la regla. A veces nos concentramos tanto en el final feliz que no aprendemos a interpretar las señales, a diferenciar entre los que nos quieren y los que no. Entre los que se van a quedar y se van a ir. Y quizá el final feliz no incluye un tipo maravilloso: quizá el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizá el final feliz solo consiste en seguir. O quizá este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza, tú nunca, nunca perdiste las esperanzas.”

Por: Marco Engelke

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren. Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tu esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo…Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las ‘ofensas’.

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una novela que no tiene nada que ver con la realidad. También, las personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior. Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su ‘inventario’. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes. ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año. ¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años?

Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia. Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice ‘no’, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías. Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser! nadie te pertenece.

Cuando los colonos americanos querían comprarles sus tierras a los Pieles Rojas, estos les contestaron ‘¿Comprar nuestras tierras? ¡Si no nos pertenecen! Ni el fulgor de las aguas, ni el aire, ni nuestros hermanos los búfalos a los cuales solo cazamos para sobrevivir. Es una idea completamente desconocida para nosotros’. Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir. Entonces ¿Cómo puedo perdonar?

1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4) Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes obscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMAS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6) Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquítate) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida.

Por: Anita San Martín

“Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos.” Dalai Lama

RIESGOS, a mi parecer es una palabra bastante fuerte y que acá entre nos, he evitado toda mi vida, me gustan las cosas que se planean, que se meditan, pensar los pros y contras de todo y de pronto me di cuenta que por pensar de esa manera he dejado de vivir momentos o hacer cosas que quizá hubiera disfrutado muchísimo.

Hace mucho leí que los jóvenes vivimos usando el acelerador y el freno, la verdad siempre he usado más el freno, nunca me fui de pinta, nunca discutí, nunca he caminado bajo la lluvia porque seguramente me voy a enfermar y siempre termino enfermándome aunque no me moje, creo que son contadas la veces en mi vida que he hecho algo loco o fuera de mi rutina. No se trata tampoco de pisar el acelerador y vivir una vida desenfrenada, se trata de encontrar un equilibrio que nos permita vivir una vida llena de aventuras, de cosas que contarles a nuestros nietos, de decir la regué o me enamoré de quien no debía pero aprendí, creo que se trata simplemente de VIVIR.

Y escribiendo esto me vienen a la mente las llamadas tres reglas simples de la vida:

  1. Si no persigues aquello que quieres, nunca lo conseguirás.
  2. Si no preguntas, la respuesta siempre será NO.
  3. Si no das un paso adelante, siempre estarás en el mismo sitio.

No puedo estar más de acuerdo con esto, no podemos ir “viviendo” con un caparazón como escudo protector para que nada nos haga daño. Una vez un amigo me dijo: “Si te toca que te amen, te van a amar, si te toca que te lastimen lo van a hacer” (en asuntos del amor mi escudo protector es ultra mega fuerte) y creo que no pudo haber usado mejores palabras para hacerme entender. No puedo, ni tú, ni nadie, ir frenando las situaciones de la vida, de todo se aprende, todo lo que pasa nos permite avanzar, ser hoy mejores personas de lo que fuimos ayer y mañana de lo que somos hoy. No frenes momentos de diversión, puesto que en aquellos momentos de tristeza estos aparecerán en tu memoria y te llenarán de sonrisas para ayudarte a enfrentar el dolor, no frenar al amor, no frenar el aprendizaje, no frenar a que la vida llegue y nos regale momentos mágicos con personas mágicas, recuerda que vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.

Muchas veces tenemos miedo…Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer. Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos. Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas y decimos que no, cuando queremos decir que sí, nos callamos cuando queremos gritar.

Si no crees que cada día es importante, prueba a perderte uno. Deja de frenar un poquito y pisa un poquito más el acelerador; haz algo que nunca hiciste, atrévete, olvídate que te están mirando, intenta la jugada imposible, corre el riesgo, no te preocupes por ser aceptado, no te conformes con ser uno más.  Como escuché ayer: “Dejar de vivir una vida de mantenimiento y vive una vida de atrevimiento”  No sé tú, pero yo ya no quiero seguir siendo solo una espectadora, viendo como otros, los que si toman riesgos, viven plenos, lloran, ríen, aprenden, se caen, se levantan, pero sobre todo VIVEN.

Reír es correr el riesgo de parecer tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.
Acercarse a otro ser es arriesgarse a comprometerse.
Mostrar emoción es arriesgar que se te conozca.
Someter a la gente tus ideas y sueños, es ponerlos en riesgo.
Amar es correr el riesgo de no ser correspondido.
Vivir es arriesgarse a morir.
En toda esperanza hay el riesgo del desespero. En todo intento, el
riesgo de fracasar.
Pero los riesgos se han de tomar, porque el mayor peligro en esta
vida es no arriesgar nada.
Porque el que nada arriesga, nada hace… nada tiene… nada es.
Tal vez puedas ahorrar el sufrimiento y dolor, pero a fin de cuentas,
no puedes aprender, ni sentir, ni cambiar, ni crecer, ni amar, ni
vivir.

Rompe tu caparazón, sal al mundo, enamórate, atrévete a ser diferente, atrévete a ser tú…después verás que a veces es necesario pisar el acelerador, finalmente es la única forma de avanzar y como dice una frase “No se puede dar marcha atrás, la esencia de la vida es ir hacia adelante. En realidad, la vida es una calle de sentido único.”

 “Si tomas riesgos, podrías fallar. Pero si no tomas riesgos, seguramente fallarás.

El riesgo mayor de todos es no hacer nada.”

VIDEO ¡Pierde el miedo!

Por: Gerardo Ponce

“Si crees ser lo que tus amigos y enemigos dicen que eres, evidentemente no te conoces a ti mismo.”
Anthony de Mello

Todos alguna vez hemos aplicado esta estrategia para crear un plan de marketing para alguna, marca, producto, campaña, etc. Pero se nos olvida que también como profesionistas somos una marca  y ¿Por qué no hacernos un Foda personal? ¿Se te había ocurrido? A mí sí, bueno pues empezamos por tomar los 4 puntos cardinales de la matriz: Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas.

Recordemos que las Fortalezas y Amenazas son elementos internos, son características intrínsecas de nosotros, y es todo los conocimientos que hemos o no, aprendido a través del tiempo. En cambio las Oportunidades y Amenazas no podemos controlarlas, se tratará siempre de aprovechar las oportunidades y disminuir las amenazas.

Aquí un ejemplo del Foda en personal branding:

Fortalezas, ¿Qué me apasiona? ¿En que soy bueno? ¿Cuál es mi experiencia? ¿Sobresalgo en algún área de mi carrera? ¿Domino muchos temas? ¿Hablo más de 2 idiomas? ¿Mi familia me apoya? Sólo por mencionar algunos ejemplos.

Debilidades, ¿Qué se me dificulta hacer? ¿Hay algo que me impide realizar alguna actividad? ¿Necesito alguna clase ayuda o capacitación? ¿No estoy titulado o certificado? no tengo experiencia, etc

Oportunidades, con mis habilidades puedo trabajar en una empresa en especifico, la experiencia que he tenido me sirve para ofrecer mis servicios a cierta marca, me apasiona trabajar en alguna área de una empresa, tengo recursos parar poder emigrar a otro estado u país y buscar mejores empleos.

Amenazas, hay gente mejor preparada que yo que puede arrebatarme el puesto, la economía va mal y seguramente no hay vacantes, lo que estudié no me sirve en el área que me ofrecen empleo y gano poco, creo que mi novia está embarazada, mi coche no tiene seguro, y un sin fin de cosas que nos pueden pasar y afectar nuestro desempeño profesional.

La idea de la matriz es analizar detenidamente nuestras características, y crear estrategias que nos permitan ser mejores personas, mejores profesionistas.

Gerardo Ponce

 

Por: Kabuki Choza

“Se puede ser feliz sin talento, pero no sin pasión.”

José Narosky

Es para mi un honor y orgullo poder compartir con Verónica este artículo, la percepción de su Ser interno y de su trabajo me hizo pensar en ella mientras escribía este artículo. Les invito a leerlo. ¿Estamos?

Hace días me encontré en una red social a una de mis ex-alumnas y me comentaba que estaba por tomar un intercambio a una universidad del extranjero pero que no la emocionaba pues ella desearía estudiar otra licenciatura.

Pueden ser diversas las circunstancias que tengan a una persona estudiando algo que no es precisamente lo que quiere y de ahí se pueden derivar diversas historias y entrar en polemicas sobre el hecho de decir que lo que estudias ahora te va a dejar más dinero, es una carrera con futuro, tus padres, abuelos han hecho SU vida con esa profesión pero aquí me detengo y digo: Es la vida de ellos.

Cada persona debe de tomar conciencia de que es lo que le hace feliz, que es lo que quiere hacer, que competencias y habilidades ha descubierto en si mismo y que le hacen sentirse productivo consigo mismo y hacia los demás, donde cree que puede dar lo mejor de si mismo, si con eso que desea hacer puede llevarle al estado deseado, es necesario que se reflexione en donde se desea estar en un corto, largo y mediano plazo, en resumen: Considero que las personas debemos de vivir lo que nos Apasiona, aquello que eleva nuestras emociones a un momento de plenitud teniendo el saber racional de que al plantearse objetivos, metas y actuar es como se podrá vivir eso que se desea.

¿Qué el mundo es más competitivo? Si, ¿Qué se acortan oportunidades?, Es cuestión de la manera de mirar los sucesos, ¿Qué cada uno somos responsables de nuestro presente y futuro? Ya lo creo, y por ello es que invito a cada uno de nosotros a Dar lo mejor de nosotros en lo que nos apasiona, en ser constantes, en ser perseverantes y no solo en especializarnos en una rama sino en potencializar esas competencias con las que contamos y de ahí tomar el valor para pararnos en el lugar que deseamos y siempre pensando que será posible por que uno es el que abrirá las barreras para hacer que suceda.

A mi me APASIONA servir al otro, la marca personal, descubrir que cada uno de nosotros contamos con un Don que permitirá aportar dentro de nuestro entorno.

Como compañeros de trabajo, profesionistas, estudiantes, ejecutivos, como parte de una sociedad, en cada espacio de nuestra vida tiene cabida VIVIR LO QUE NOS APASIONA!

Y mi deseo es que mi ex-alumna viva feliz lo que le apasiona!  Gracias por leerme.

Twitter: @kabukychoza

Por: Shubert Colli

“Lo mejor es salir de la vida como de una fiesta, ni sediento, ni bebido.” Aristóteles

Hey! Antes de iniciar me gustaría agradecer a la Maestra Vero por la oportunidad de escribir para ustedes mediante su blog. Mi Nombre es Shubert, tengo 22 años y al igual que tú he pasado por muy buenas y malas situaciones.

Es la primera vez que escribo un post y la verdad que no sabía que tema tratar, así que les hablaré de uno de los temas del cual les podría hablar con mucha seguridad… “Como sobrevivir a un antro”

Yo vivo en la ciudad de Cancún y como muchos sabrán  se destaca por ser un lugar de mucha playa y también de mucha pero mucha fiesta… Y es que en la escuela no tienes una clase de “Introducción al Antro”  o Historia del Antro Moderno… es algo que normalmente  adquieres mediante la plática con otras personas y la experiencia. Y aunque algunas veces papá o mamá satanicen estos lugares admitámoslo, ellos también fueron alguna vez a bailar a una “Disco” (Como ellos lo llamaban).

Lo resumiré en varios puntos, puesto que es difícil hablar en global de todo, espero que saques algo de provecho:

  1. ¿Con quién vas?Para mi es el punto más importante saber con quienes te divertirás esa noche. Y la verdad es que tú y yo sabemos que hay amigos para todo, pero en el momento de ir al antro es importante conocer y tener la certeza de que por lo menos te cuidarán si llegara a suceder algo que no estaba en el plan, y tú sabes a lo que me refiero… También será una de las primeras preguntas que te harán tus papas en el momento de pedir el permiso…
  2. ¿A dónde iras y cuanto tienes pensado gastar?El saber qué tipo de música quieres escuchar y qué quieres bailar también es importante, no creo que quieras llegar a un lugar donde pongan “pasito duranguense” cuando querías bailar electrónica o viceversa. Saber el precio es bien importante, recuerda que aparte de tu cover y/o consumo tienes que dejar propina (Aplica también para las chavas).
  3. ¿Qué tomarás?Al igual que los puntos anteriores debes tomar en cuenta esto para que no te pase el siguiente ejemplo…

Imagen

 

Si, así es está niña quedo bien mal en el antro, tome esta foto hace unos meses pues estaba a lado de mi mesa y sabía que era un ejemplo que no debía seguir ninguna de mis amigas.

Yo te recomiendo  que seas sincero/a contigo y respóndete está pregunta… ¿Cuánto puedo tomar sin que yo me sienta mareado o “Happy”? Y  esa es la clave y si no lo sabes no te arriesgues!

Me ha tocado ser el cuida borrachos y créeme no es nada divertido.

Recuerda: Nunca mezclar diferentes tipos de bebidas, Whisky+Vodka+Tequila= Amnesia temporal :S

…y Si tomas por favor no manejes.

Un punto extra tanto para chavos como para chavas  es tener cuidado con la gente extraña, hay muchas personas que van al antro no precisamente a bailar o a tomar y abusan de que tengas unas copas encima para hacer cosas que conscientemente no harías. Trata de siempre estar acompañado de un amigo.

Tampoco soy el gurú de las fiestas, pero te repito, en mi opinión son algunos puntos que debes considerar en el momento de ir a divertirte a un antro.

Recuerda que lo más importante es habértela pasado súper bien y acordarte al levantarte de todo lo que pasó.

¿Tú que nos recomiendas cuando vayamos a alguna fiesta o antro? Deja tu comentario,

Sigueme en Twitter @Shubertc

Por: Anita San Martin

“Cultiva solo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida”. Elbert Hubbard

¿Cuántas veces hemos escuchando en nuestra vida hablar sobre adquirir buenos hábitos? Al menos yo, muchisisimas.

Dicen que para formar un habito es necesario hacer algo consecuente por 21 días, en este post quiero proponerte que intentes algo: Formar el habito de de ser una persona especial, una persona que marque la diferencia, una persona que deje huella, el hábito de todos los días ser la mejor versión de ti. Se escucha fácil pero crear el hábito de ser todos los días alguien mejor del que fuiste el día anterior es una tarea complicada pero que nada puede dar más satisfacción  que saber que estamos viviendo con la mejor versión de nosotros mismos, el hábito actúa en el presente sin que nos demos cuenta de su presencia, es por eso que así como trabajamos por conseguir otros hábitos, trabajemos por conseguir el hábito de hacernos cada día mejores personas para nosotros y para los demás.

Durante los próximos 21 días intenta decir y hacer estas pequeñas líneas que comparto contigo.

Día 1: Si los mejores momentos son los que compartimos con alguien, hoy tú puedes ser para alguien un momento inolvidable. Intenta estar abierto a todas las experiencias y personas que la vida tiene destinadas a que se crucen en tu camino.

Día 2: La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. Nosotros  proyectamos lo que queremos que pase en nuestra vida, siéntete bien contigo mismo y deja que la vida te  regrese ese bienestar.

Día 3: Los sueños son sumamente importantes. Nada se hace sin que antes se imagine. Sueña, pero mejor aún, lucha para que esos sueños se hagan realidad.

Día 4: “Rara vez se presentan grandes oportunidades de ayudar a otros, pero las pequeñas nos rodean todos los días.” Ayuda a todo aquel que necesite de ti, no es necesario hacer grandes cosas, una sonrisa o una palabra de aliento pueden marcar la diferencia.

Día 5: Ser grande no es cuestión de tamaño. Ser grande es cuestión de actitud. Despierta hoy con la mejor actitud.

Día 6: La felicidad no depende de lo que me pase sino de cómo me tomo lo que me pasa; así que decide ser feliz hoy y el resto de tu vida.

Día 7: Amado Nervo decía “Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor” Ama a todos y a todo, pero principalmente AMA PRIMERO A LA PERSONA QUE VES EN EL ESPEJO hoy, aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.

Día 8: Detente en algún momento del día, observa a tu alrededor, mira al cielo y respirar, no te tomes todo tan en serio.

Día 9: SONRIE y da gracias porque estás vivo y todavía andas por aquí. ESTA VIDA NO ES ETERNA, PARA NADIE. Es un regalo, una aventura, una celebración, un hermoso viaje

Día 10: Da a la gente más de lo que espera y hazlo con alegría, recuerda que el egoísmo es parte del fracaso de la vida, no fracases hoy, deja que la alegría de tu corazón ilumine el camino de otros.

Día 11: No pierdas nunca la sonrisa. La sonrisa es ese algo luminoso con lo que nos asomamos a los demás. La mejor forma de vencer las dificultades es atacándolas con una magnífica sonrisa, SONRIE HOY.

Día 12: La belleza exterior es incompleta cuando se carece de belleza interior, un proverbio dice que la gente se arregla todos los días el cabello ¿Por qué no el corazón? Levántate, arregla y maquilla tu corazón antes de salir de casa.

Día 13: Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso, CONFÍA EN QUE TU PUEDES.

Día 14: Si no proviene de tu corazón, mejor que no salga de tu boca. Ten prudencia al hablar, medita cada palabra, recuerda que de lo que sale de tu boca, es de lo que está lleno tu corazón.

Día 15: Nunca te rindas, hasta que lo que haces sea mejor y lo mejor sea excelente, LUCHA HOY POR HACER LAS COSAS MEJOR DE LO QUE YA ERAN.

Día 16: Sal todos los días, los milagros quieren ser descubiertos. Primero cree que los milagros en verdad existen y que están ahí esperando ser descubiertos por ti, déjate sorprender por cada acto que rodee tu vida hoy.

Día 17: La envidia es una pérdida de tiempo, tú tienes todo lo que realmente necesitas, mejor da gracias por todas las bendiciones que llegan a  tu vida.

Día 18: No te aferres a lo positivo ni te resistas a lo negativo, sino permítele a ambos que te enseñen, acepta todo lo que pasa y aprende de ello.

Día 19: Abraza a tus seres queridos cada vez que puedas y no dejes de recordarles lo importante que son en tu vida, HOY y todos los días.

Día 20: No te subestimes comparándote con los demás. Son las diferencias que hacen a cada persona única. Tú eres diferente, disfruta esa diferencia.

Día 21: No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer. Tú estás llamado para grandes cosas, NO LO OLVIDES.

 

Quizá pienses que estoy loca…La verdad es que sí un poco, pero estoy convencida que como dice una frase “aunque no tenga moño, la vida es un regalo” y quiero contribuir a ser parte del regalo de la vida, compartiendo con los demás una mejor versión de mi, que me permita ser feliz y hacer feliz a los demás. Trabaja los próximos 21 días en estos pequeños tips, después me platicas como te fue… ¡inténtalo, no pierdes nada!

Cuida tus pensamientos, se convertirán en palabras; cuida tus palabras que se convertirán en acciones; cuida tus acciones que se convertirán en hábitos; cuida tus hábitos, porque son tu vida; cuida tu vida porque tienes sólo una.

Por: Verónica Fernández

“El amor es un acto de valentía, nunca de temor; el amor es compromiso con los hombres.” Paulo Freire

Pareciera que fue ayer… yo emocionada en el altar, realmente feliz, ilusionada, está el video de la boda que no me deja mentir, no podía dejar de sonreír…

Si acepto todo, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza…

Quizá no sabemos en lo que nos estamos metiendo en ese momento pero cuando se  llega al altar por los motivos correctos, quiero decir NO porque:

  • Para no pasar toda la vida solos.
  • Como un medio de tener seguridad económica.
  • Como una forma de salir de su casa.
  • Como resultado de motivos meramente emocionales y sexuales, como atracción física.
  • Porque la familia desea que se case con una persona específica y la persona no sabe decir “no”.
  • Porque la mujer tiene miedo de ser una madre soltera o el hombre siente que está obligado a casarse con una mujer porque está embarazada.
  • Por la presion social… todos se están casando.

El motivo correcto es amar a la persona y estar dispuesto a compartir el resto de tu vida con esa persona que libremente has elegido, la verdad yo tenía un poco de la tercera opción, pero no recomiendo el matrimonio como salida cuando las cosas no van bien en casa. Ojalá la vida fuera perfecta pero no es así y hay que lidiar con las cosas como se nos presenten, y muy importante hay que asumir las consecuencias de nuestras decisiones.

Quizá tu caso tiene alguna combinación de las anteriores, va a ser más complicado pero eso le dará más elementos para superar con valentia dentro de la relación. Si ya es complicado el matrimonio solito, no lo compliques más desde el inicio, recuerda que lo que bien empieza tiene más probabilidades de terminar bien.

En este caso yo decido casarme a los 21 años con Gustavo de 31, muchas cosas positivas, otras no tanto… pero quien dijo que el matrimonio es “…Y vivieron felices por siempre” ah! Disney, pues no, ahí empieza verdaderamente la historia… yo aún no terminaba la carrera y tenía muchos sueños aún sin cumplir.

Con los años he aprendido a cambiar esos sueños por sueños compartidos, o sea a ceder, a dar, a perder, a respetar, a ser paciente, también a ser menos egoísta; el matrimonio no es una universidad …es una maestría en Amar.

Hoy se ha perdido el verdadero sentido del matrimonio muchos gastan fortunas en la fiesta de la boda, otros muchos simplemete deciden vivir juntos, no importa como deciden hacer sus votos, lo importante es comprometerse a amar a esa persona, no solo en la etapa del enamoramiento que es donde se da el matrimonio y tenemos la química haciendo de las suyas en nuestro organismo… Lógicamente esta etapa pasa y empezamos a ver a nuestra pareja más objetivamente y aquí empieza el verdadero amor.

Lo importante es ir librando esas pequeñas batallas, sin rendirse; cuando nacen los hijos, cuando perdemos a un ser querido, cuando no hay trabajo, en las enfermedades, yo he aprendido que estas situaciones son las que realmente nos han unido a lo largo de los años. En mi experiencia lo difícil es cuando todo está bien,  ahí es cuando no debemos de perder de vista la importancia de la pareja.

Creo que vale la pena apostar por la familia, no te rindas no es una opción y si aún no lo haces escoge bien a la persona con la que vas a compartir el resto de tu vida… para eso es el noviazgo hablen de valores, de sueños, y comprométete di ¡Sí, Acepto! con el corazón.