Archivos para la categoría: Anita San Martín

Por: Anita San Martín

El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque antes haya sido traicionado, aquel que todavía necesite amar, aunque haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo. Madre Teresa de Calcuta

Este es el título que lleva mi película favorita de todos los tiempos ¿Por qué es mi película favorita? Porque no puedo dejar de identificarme con la protagonista, quizá ya la hayas visto, quizá no, pero te voy a contar un poquito de lo que trata para que entiendas mejor a donde quiero llegar con este post. La película se centra en una joven que se enamora de todo aquel que se cruza por su camino, que se emociona, que espera ansiosa porque le llamen después de la primera cita, porque interpreta cada señal y se ilusiona con cada sonrisa, con cada hola, con cada mirada; cada vez que no la llaman pone miles de pretextos, “Quizá perdió mi número, quizá se murió su abuelita”; hasta que conoce a un chico que le enseña a interpretar las señales de cuando un hombre te quiere o simplemente no te quiere, cuando le importas y cuando no.

¿Qué padre sería tener a un amigo que nos enseñara a interpretar esas señales no? Sin embargo creo que no siempre lo necesitamos, a veces nosotras solas solemos darnos cuenta cuando un hombre nos quiere o no, cuando solo quiere divertirse o pasar el rato o cuando quiere algo de verdad, lo que pasa es que no duele aceptar que aquella persona en la que hemos puesto todas nuestras ilusiones no nos ve de la misma forma en la que la vemos a ella. Y así seguimos ilusionándonos con cada hombre que se cruza en nuestro camino, a mi me ha tocado ilusionarme con patanes pero también con hombres con lo que ahora tengo una increíble amistad que no cambio ni porque en aquel momento me hubiera aceptado.

Pero es tan difícil alejarse de aquellos que simplemente no nos quieren, a los que no les gustamos y voltear a ver a aquellos que si sueñan con nosotras.  ¿Cómo alejarnos de aquellos hombres que no buscan algo serio con nosotras? Primero que nada creo que debes sincerarte contigo y definir si tú estas buscando algo serio, si quieres una relación duradera o por lo menos intentarlo, si es así debes alejarte de aquellos hombres que no están disponibles, aquellos hombres que tienen miedo de decirles a otros que están saliendo contigo porque eso ahuyentaría a otras citas, hombres que ya están siendo infieles al verte, “la va a dejar por mi” no va a pasar, además no hay garantía de que A TI no te haga lo mismo, creo que nadie merece ser el guardadito de alguien más.

Tienes que ser tú como eres y alejarte de aquellos que no te aceptan, no permitas que tu carencia de amor permita que alguien te limite o te reprima.

No sigas al guapo, al alto, al de dinero, lo que quiero decir es que ignores la envoltura, ¿Cuántas veces no te ha pasado en tu cumpleaños que recibes un regalo con una envoltura padrísima pero al quitarla el regalo no es lo que esperabas? En lo personal me pasó muchísimo, esperaba algo más de mi agrado y resultó que el regalo no era tan bonito y creo que eso sucede también en las relaciones, nos vamos por aquel que nos hace temblar hasta los huesos aunque nos trate mal, solo porque la envoltura es bonita.

Si sales con alguien y no te llama, no te busca o simplemente ya no muestra interés, dale vuelta la página, recuerda que algún día alguien va a entrar alguien en tu vida y te vas a dar cuenta porque nunca funcionó con alguien más. Si un hombre quiere estar contigo, hará que suceda.

Pero lo más importante; crea y vive una vida que sea tan buena que no importe si alguien aparece en ella. Dile si a cada oportunidad de ser amigos, no todos los hombres que conoces tienen que ser tus novios, ni tienes que imaginar el día de tu boda con alguno de ellos, sal, conoce gente nueva, no permitas que nadie te quiera menos de lo que tú te quieres.  Ocúpate en vivir la vida de tus sueños en lugar de buscar al hombre o a la mujer de tus sueños. Acuérdate que el amor es como la mariposa: una vez que dejas de perseguirla, gentilmente se posará en tu hombro. En lugar de buscar al compañero adecuado, conviértete en la persona adecuada. Hazte atractivo para ti. Te llegará, tarde o temprano el amor se posará en ti. Mi mamá dice que siempre hay un roto para un descocido o como escuché alguna vez “Alguien tiene lo que tú buscas, alguien busca lo que tú tienes” Nunca, pero nunca pierdas la esperanza, siempre hay alguien para todos.

Por último quiero terminar con esta frase de la película en la que se resume toda la trama.

“Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan, nos imploran que esperemos el giro del tercer acto: La declaración inesperada de amor. La excepción a la regla. A veces nos concentramos tanto en el final feliz que no aprendemos a interpretar las señales, a diferenciar entre los que nos quieren y los que no. Entre los que se van a quedar y se van a ir. Y quizá el final feliz no incluye un tipo maravilloso: quizá el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizá el final feliz solo consiste en seguir. O quizá este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza, tú nunca, nunca perdiste las esperanzas.”

Anuncios

Por: Anita San Martín

“Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos.” Dalai Lama

RIESGOS, a mi parecer es una palabra bastante fuerte y que acá entre nos, he evitado toda mi vida, me gustan las cosas que se planean, que se meditan, pensar los pros y contras de todo y de pronto me di cuenta que por pensar de esa manera he dejado de vivir momentos o hacer cosas que quizá hubiera disfrutado muchísimo.

Hace mucho leí que los jóvenes vivimos usando el acelerador y el freno, la verdad siempre he usado más el freno, nunca me fui de pinta, nunca discutí, nunca he caminado bajo la lluvia porque seguramente me voy a enfermar y siempre termino enfermándome aunque no me moje, creo que son contadas la veces en mi vida que he hecho algo loco o fuera de mi rutina. No se trata tampoco de pisar el acelerador y vivir una vida desenfrenada, se trata de encontrar un equilibrio que nos permita vivir una vida llena de aventuras, de cosas que contarles a nuestros nietos, de decir la regué o me enamoré de quien no debía pero aprendí, creo que se trata simplemente de VIVIR.

Y escribiendo esto me vienen a la mente las llamadas tres reglas simples de la vida:

  1. Si no persigues aquello que quieres, nunca lo conseguirás.
  2. Si no preguntas, la respuesta siempre será NO.
  3. Si no das un paso adelante, siempre estarás en el mismo sitio.

No puedo estar más de acuerdo con esto, no podemos ir “viviendo” con un caparazón como escudo protector para que nada nos haga daño. Una vez un amigo me dijo: “Si te toca que te amen, te van a amar, si te toca que te lastimen lo van a hacer” (en asuntos del amor mi escudo protector es ultra mega fuerte) y creo que no pudo haber usado mejores palabras para hacerme entender. No puedo, ni tú, ni nadie, ir frenando las situaciones de la vida, de todo se aprende, todo lo que pasa nos permite avanzar, ser hoy mejores personas de lo que fuimos ayer y mañana de lo que somos hoy. No frenes momentos de diversión, puesto que en aquellos momentos de tristeza estos aparecerán en tu memoria y te llenarán de sonrisas para ayudarte a enfrentar el dolor, no frenar al amor, no frenar el aprendizaje, no frenar a que la vida llegue y nos regale momentos mágicos con personas mágicas, recuerda que vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.

Muchas veces tenemos miedo…Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer. Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos. Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas y decimos que no, cuando queremos decir que sí, nos callamos cuando queremos gritar.

Si no crees que cada día es importante, prueba a perderte uno. Deja de frenar un poquito y pisa un poquito más el acelerador; haz algo que nunca hiciste, atrévete, olvídate que te están mirando, intenta la jugada imposible, corre el riesgo, no te preocupes por ser aceptado, no te conformes con ser uno más.  Como escuché ayer: “Dejar de vivir una vida de mantenimiento y vive una vida de atrevimiento”  No sé tú, pero yo ya no quiero seguir siendo solo una espectadora, viendo como otros, los que si toman riesgos, viven plenos, lloran, ríen, aprenden, se caen, se levantan, pero sobre todo VIVEN.

Reír es correr el riesgo de parecer tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.
Acercarse a otro ser es arriesgarse a comprometerse.
Mostrar emoción es arriesgar que se te conozca.
Someter a la gente tus ideas y sueños, es ponerlos en riesgo.
Amar es correr el riesgo de no ser correspondido.
Vivir es arriesgarse a morir.
En toda esperanza hay el riesgo del desespero. En todo intento, el
riesgo de fracasar.
Pero los riesgos se han de tomar, porque el mayor peligro en esta
vida es no arriesgar nada.
Porque el que nada arriesga, nada hace… nada tiene… nada es.
Tal vez puedas ahorrar el sufrimiento y dolor, pero a fin de cuentas,
no puedes aprender, ni sentir, ni cambiar, ni crecer, ni amar, ni
vivir.

Rompe tu caparazón, sal al mundo, enamórate, atrévete a ser diferente, atrévete a ser tú…después verás que a veces es necesario pisar el acelerador, finalmente es la única forma de avanzar y como dice una frase “No se puede dar marcha atrás, la esencia de la vida es ir hacia adelante. En realidad, la vida es una calle de sentido único.”

 “Si tomas riesgos, podrías fallar. Pero si no tomas riesgos, seguramente fallarás.

El riesgo mayor de todos es no hacer nada.”

VIDEO ¡Pierde el miedo!

Por: Anita San Martin

“Cultiva solo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida”. Elbert Hubbard

¿Cuántas veces hemos escuchando en nuestra vida hablar sobre adquirir buenos hábitos? Al menos yo, muchisisimas.

Dicen que para formar un habito es necesario hacer algo consecuente por 21 días, en este post quiero proponerte que intentes algo: Formar el habito de de ser una persona especial, una persona que marque la diferencia, una persona que deje huella, el hábito de todos los días ser la mejor versión de ti. Se escucha fácil pero crear el hábito de ser todos los días alguien mejor del que fuiste el día anterior es una tarea complicada pero que nada puede dar más satisfacción  que saber que estamos viviendo con la mejor versión de nosotros mismos, el hábito actúa en el presente sin que nos demos cuenta de su presencia, es por eso que así como trabajamos por conseguir otros hábitos, trabajemos por conseguir el hábito de hacernos cada día mejores personas para nosotros y para los demás.

Durante los próximos 21 días intenta decir y hacer estas pequeñas líneas que comparto contigo.

Día 1: Si los mejores momentos son los que compartimos con alguien, hoy tú puedes ser para alguien un momento inolvidable. Intenta estar abierto a todas las experiencias y personas que la vida tiene destinadas a que se crucen en tu camino.

Día 2: La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. Nosotros  proyectamos lo que queremos que pase en nuestra vida, siéntete bien contigo mismo y deja que la vida te  regrese ese bienestar.

Día 3: Los sueños son sumamente importantes. Nada se hace sin que antes se imagine. Sueña, pero mejor aún, lucha para que esos sueños se hagan realidad.

Día 4: “Rara vez se presentan grandes oportunidades de ayudar a otros, pero las pequeñas nos rodean todos los días.” Ayuda a todo aquel que necesite de ti, no es necesario hacer grandes cosas, una sonrisa o una palabra de aliento pueden marcar la diferencia.

Día 5: Ser grande no es cuestión de tamaño. Ser grande es cuestión de actitud. Despierta hoy con la mejor actitud.

Día 6: La felicidad no depende de lo que me pase sino de cómo me tomo lo que me pasa; así que decide ser feliz hoy y el resto de tu vida.

Día 7: Amado Nervo decía “Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor” Ama a todos y a todo, pero principalmente AMA PRIMERO A LA PERSONA QUE VES EN EL ESPEJO hoy, aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.

Día 8: Detente en algún momento del día, observa a tu alrededor, mira al cielo y respirar, no te tomes todo tan en serio.

Día 9: SONRIE y da gracias porque estás vivo y todavía andas por aquí. ESTA VIDA NO ES ETERNA, PARA NADIE. Es un regalo, una aventura, una celebración, un hermoso viaje

Día 10: Da a la gente más de lo que espera y hazlo con alegría, recuerda que el egoísmo es parte del fracaso de la vida, no fracases hoy, deja que la alegría de tu corazón ilumine el camino de otros.

Día 11: No pierdas nunca la sonrisa. La sonrisa es ese algo luminoso con lo que nos asomamos a los demás. La mejor forma de vencer las dificultades es atacándolas con una magnífica sonrisa, SONRIE HOY.

Día 12: La belleza exterior es incompleta cuando se carece de belleza interior, un proverbio dice que la gente se arregla todos los días el cabello ¿Por qué no el corazón? Levántate, arregla y maquilla tu corazón antes de salir de casa.

Día 13: Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso, CONFÍA EN QUE TU PUEDES.

Día 14: Si no proviene de tu corazón, mejor que no salga de tu boca. Ten prudencia al hablar, medita cada palabra, recuerda que de lo que sale de tu boca, es de lo que está lleno tu corazón.

Día 15: Nunca te rindas, hasta que lo que haces sea mejor y lo mejor sea excelente, LUCHA HOY POR HACER LAS COSAS MEJOR DE LO QUE YA ERAN.

Día 16: Sal todos los días, los milagros quieren ser descubiertos. Primero cree que los milagros en verdad existen y que están ahí esperando ser descubiertos por ti, déjate sorprender por cada acto que rodee tu vida hoy.

Día 17: La envidia es una pérdida de tiempo, tú tienes todo lo que realmente necesitas, mejor da gracias por todas las bendiciones que llegan a  tu vida.

Día 18: No te aferres a lo positivo ni te resistas a lo negativo, sino permítele a ambos que te enseñen, acepta todo lo que pasa y aprende de ello.

Día 19: Abraza a tus seres queridos cada vez que puedas y no dejes de recordarles lo importante que son en tu vida, HOY y todos los días.

Día 20: No te subestimes comparándote con los demás. Son las diferencias que hacen a cada persona única. Tú eres diferente, disfruta esa diferencia.

Día 21: No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer. Tú estás llamado para grandes cosas, NO LO OLVIDES.

 

Quizá pienses que estoy loca…La verdad es que sí un poco, pero estoy convencida que como dice una frase “aunque no tenga moño, la vida es un regalo” y quiero contribuir a ser parte del regalo de la vida, compartiendo con los demás una mejor versión de mi, que me permita ser feliz y hacer feliz a los demás. Trabaja los próximos 21 días en estos pequeños tips, después me platicas como te fue… ¡inténtalo, no pierdes nada!

Cuida tus pensamientos, se convertirán en palabras; cuida tus palabras que se convertirán en acciones; cuida tus acciones que se convertirán en hábitos; cuida tus hábitos, porque son tu vida; cuida tu vida porque tienes sólo una.

Por: Anita San Martín 

“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio.” Octavio Paz

Hace unas semanas, en mi trabajo nos dieron un curso sobre “El cambio” como aceptarlo y adaptarlos a él. La verdad es que aunque el tema me pareció interesante, apenas y puedo entender completamente lo que significó en mi vida. Pensé que los únicos cambios a los que debía enfrentarme era el hecho de aprender a vivir sin mi papá o el de tomar la responsabilidad de dividir los gastos con mi hermano que antes pertenecían a mi papá, sin embargo no imaginaba todos los cambios que se me venía. Decirle adiós a compañeros de trabajo, cambiar de jefe, de oficina, adquirir nuevas responsabilidades, aprender a trabajar a un ritmo más acelerado del que ya lo hacía y algunos otros que estoy segura irán saliendo.

Aferrarnos a una situación que ya paso es quedarnos parados, y en la vida quien no se renueva, quien no avanza, se rezaga.  El cambio es necesario para el crecimiento personal. Lo saca de la rutina, le da un nuevo comienzo y le provee de una oportunidad para reevaluar el rumbo que lleva. Si te resistes al cambio, en realidad te estás resistiendo al éxito. Aprende a ser flexible o aprende como vivir con tus fracasos.

Cambiar asusta, da miedo, pero una vez que el cambio llega no podemos escapar de él, ni negarlo. Nos da miedo porque se presenta como una situación desconocida con la que no estamos familiarizados, entonces nos enojamos o nos deprimimos en lugar de tomar el toro por los cuernos y empezar a trabajar por aceptarlo y adaptarlo a nuestro entorno de vida. En particular ahora que se me han presentado todos estos cambios en mi trabajo, primero me asuste, luego me deprimí y por último me enfurecí y me pasé un par de días pensando en irme, en renunciar, en tirar la toalla, quejándome de todo lo que estaba aconteciendo y quizá en ese lapso perdí tiempo valioso para  avanzar en mis actividades diarias, para proponer soluciones, para concretar decisiones y entonces escuché a una señora decir que muchas veces nos pasamos la vida como víctimas de las circunstancias que nos tocan vivir, en lugar de hacer algo con ellas. Creo que tiene mucho que ver con lo que podemos denominar “el círculo de comodidad”. Es decir, todo aquello en lo que te sientes cómodo y que intentas perpetuar, porque cualquier cambio significa incertidumbre, inseguridad, incomodidad y otros muchos sentimientos relacionados con la propia capacidad de afrontar la vida en sí misma y todo lo que tiene de avance y evolución. 

El cambio es lo único constante en la vida. Resistirse al cambio es resistirse a la vida. Sencillamente, no funciona. Sin embargo no todos los cambios son deseables, no nos da lo mismo un cambio que otro. Y es ahí donde podemos intervenir con nuestro poder de decisión y acción conduciendo los cambios, para orientarlos al rumbo que nos importa. Esto puede ser una tarea a veces simple, a veces complicada.

Una vez leí que lo que tenemos que hacer frente a un cambio es, primero COMPRENDERLOS COMO NATURAL, y segundo ACEPTARLOS COMO NECESARIOS. Sin cambios no hay crecimiento, no hay desarrollo.

No puedo hacer nada contra los cambios que se están dando en mi vida, en primera porque mi papá no va a regresar, la muerte es algo natural, él solo se adelantó por lo tanto debo aceptarlo y adaptarme a esta nueva vida, en segunda; mi ex jefe no va a volver, no voy a poder quedarme en mi antigua oficina y no voy a poder seguir en mi “zona de confort”, así que debo aceptarlo, ver todos estos cambios como una nueva oportunidad para aprender  a trabajar con todo tipo de personas, para aprender y tomar responsabilidades que como alguien me dijo ya sea que en este o en otro trabajo me van a servir enormemente como experiencia. Finalmente el cambio es inevitable, el crecimiento es opcional.

“El cambio es, en sí mismo, la verdadera base de nuestra continuidad como personas. Sólo lo que puede cambiar puede continuar”. James Carse

Por: Anita San Martin

“Estaba furioso de no tener zapatos; entonces encontré a un hombre que no tenía píes, y me sentí contento de mi mismo.” Anónimo

La vida no es justa, pero de todas maneras es buena, esta frase la leí en un libro hace poquito, no pude estar más de acuerdo con ella y entonces,  cuando piensas que todo es bueno, la vida te demuestra que puede ser maravilloso.

Creo que mucho de todo lo que nos pasa tiene que ver con nuestra actitud ante la vida, las decisiones que tomamos desde que despertamos, desde si despertamos y recibimos el día como una oportunidad más para hacer algo grande con él o si nos quejamos por todo lo que tenemos que hacer, el tráfico, el sol tan caliente y un sinfín de cosas para las que somos buenísimos en quejarnos.
Porque no en lugar de decir “Tengo que ir al trabajo” aprendemos a decir “Puedo ir al trabajo” o “Puedo manejar” o “Puedo comer” o “Puedo caminar” o simplemente hoy “Puedo despertar”, llenar nuestra vida de puedos, en lugar de tengos.  ¿Qué se puede esperar de un día que comienza teniendo que levantarse? ¿No te parece que es mejor empezar el día dando gracias porque pudiste levantarte? Esto lo aprendí cuando empecé a ir de voluntaria al CRIT, yo quejándome de tener que caminar bajo el sol, cuando muchos de esos pequeñitos lo que más desean es caminar o algunos otros caminan con ayuda de aparatos que a veces lastimaban un poco y ellos siempre están con una sonrisa que ilumina hasta el más oscuro rincón. 

Si un día se te cierra una puerta, la solución no es romperte la cabeza dando contra ella, sino preguntarte si no habrá, al lado de ella o en la misma dirección, alguna otra puerta por la que puedas pasar. Hay ocasiones en la vida en que vemos las cosas un poco borrosas, sin pies ni cabeza y a lo mejor lo que tenemos que hacer es verla desde una perspectiva diferente, alejarnos un poco o mirar desde otro lado para poder ver lo que está sucediendo y poder enfrentar las cosas con la mejor actitud.

La vida es un conjunto de cosas que nos pasan, no tenemos control sobre ellas, pero sobre lo que si tenemos control es sobre nuestra actitud frente a ese conjunto de cosas, recuerda que como dice una frase, tu actitud determina tu altitud. No te acerques a la vida con los puños cerrados, apretados. Abre tus manos. Entra en la vida con inmensa inocencia, deja que las bendiciones lleguen a ti, deja de quejarte por la lluvia y observa esa hermosa flor que adorna tu jardín y que gracias a esa lluvia está comenzando a crecer. ¿Cómo ves el vaso, medio lleno o medio vacío? Las personas solemos calificar las cosas como buenas o malas en la medida en que estas nos hayan afectado de manera positiva o negativa a través de nuestras experiencias. Una experiencia no es buena ni mala en sí misma, somos nosotros quienes la categorizamos como tal. El filosofo Sapinoza decía: “Descubrí que todas las cosas que me infunden miedo no tenían nada bueno ni malo, excepto hasta el punto donde la mente las afectaba”.

Creo que podemos empezar asumiendo una buena actitud si cada vez que alguien nos pregunte ¿Cómo estás? En lugar de contestar, “Estoy” o “Bien” lo cambiamos por un “Excelente” o “Mejor Imposible” 

No siempre habrá un sol deslumbrante que te haga los días calurosos, pero recuerda que hasta en los días nublados puedes aprender. La vida es un viaje salvaje y maravilloso, en ocasiones habrá caos, en otras calma, lo importante es que te ponga s un casco y rodilleras y aunque la cuesta arriba sea dolorosa y cansada, jamás dejes de subir.

Gandhi dijo: “La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo les quiero; que todos son malos, si yo les odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente es enojona, si yo soy enojón; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido. La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí. El que quiera ser amado, que ame”.

En la vida todo es cuestión de actitud y ésta es el aroma de tu corazón, si la actitud apesta significa que el corazón no está bien… ¿Cómo está tu actitud hoy? Recuerda  que la vida es 10% lo que nos pasa y 90% cómo reaccionamos ante lo que nos pasa… en pocas palabras, estamos a cargo de nuestras actitudes. ¡Cambia tu actitud y cambiarás tu vida!

Por: Anita San Martín

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.” Aristóteles

En los últimos días he andado cargada de trabajo, porque en parte si tengo muchisisimo que como digo comúnmente “me quiero volver chango” pero creo que también es porque he empezado a utilizar el trabajo como un mecanismo de defensa para no pensar, para no sentir, para ocuparme en algo. Y puede que funcione, pero de pronto me di cuenta que he dejado de lado a mis amigos, que fuera de mis amigos de la oficina a los que quiero mucho y que me han ayudado enormemente en este proceso, casi no he visto a nadie, a lo mejor porque no quiero que me pregunten ¿cómo estoy? porque estoy segura que me conocen quizá más de lo que yo pueda conocerme y eso significaría poner el dedo en la llaga.

He empezado a utilizar frases como “Salgo cansada del trabajo” “No tengo hora de salida” “Hoy no puedo” y muchisisimas más que en definitiva son una serie de negaciones.

Y entonces como por arte de magia escuche una frase que me ha hecho reflexionar bastante “Tu trabajo no te atenderá cuando estés enfermo, pero tus amigos si.” Y Recordé cuando mis papás se fueron de viaje esta vez, yo dije que no podía acompañarlos porque tenía mucho trabajo y era más que imposible que me dieran días de permiso, así que me limité y dije que no iba, después muchos ya sabrán la historia, mis papás tuvieron un accidente, mi papá falleció, yo falte días al trabajo y el trabajo siguió, la empresa no se cayó, el trabajo salió de cualquier modo y yo, yo estuve rodeada de tantas personas que sin duda me quieren mucho, tanto apoyo de quien menos lo espere, nunca estuve sola, estuve rodeada de MIS AMIGOS, el mundo siguió girando sin mí y mis amigos, hicieron que mi mundo siguiera girando. “Un Verdadero Amigo es alguien que te conoce tal como eres, comprende dónde has estado, te acompaña en tus logros y tus fracasos, celebra tus alegrías, comparte tu dolor y jamás te juzga por tus errores.”

Aunque no lo crean siempre presumo de no entrar dentro del dicho de que a los amigos se les cuenta con los dedos de una mano, la verdad es que a mí me faltan dedos para contar a mis amigos, Dios me ha dado la dicha de estar rodeada de muchos ángeles, que sin ninguna obligación me han ofrecido sus alas para volar cuando las mías están rotas. Como ahora por ejemplo, que aunque me la he pasado del trabajo a mi casa y de mi casa al trabajo, no hay día que no vea un mensajito de alguno deseándome buenas cosas y muchas bendiciones, dicen que cuando estas arriba tus amigos saben quién eres, pero cuando estas abajo tú sabes quiénes son tus amigos, creo perfectamente saber quiénes son los míos.

Sin amigos, no existe la alegría de poder compartir, el reír, el llorar, un lugar de calma en alguna situación de dolor, de desesperanza cuando no encontramos las respuestas, cuando la vida nos aplasto y quebró sin previo aviso. Un amigo es aquel siempre estará del otro lado del teléfono, de la computadora. Nuestra vida es vivible en parte gracias a los amigos.

Compartir la vida con nuestros amigos, es una manera de potenciarnos como seres humanos hacia la eternidad a través de los sentimientos y emociones más genuinos, es aprender a ser generosos de corazón, es aprender a dar, es jamás dejar de crecer como seres humanos, es buscar de alguna manera, muchas veces, la fortaleza en nuestra debilidad, porque cuando un amigo no pide algo y estamos mal, por más que mal estemos, no lo podemos defraudar o dejarlo desamparado frente a un problema. Tener amigos es un compromiso, con nosotros mismos, con la vida, con nuestro amigo, es estar ahí, siempre. La base de la amistad, son los sentimientos y esos sentimientos son los que pintan el mundo de los humanos con los colores del arco iris, cuando ese mundo muchas veces, solo está pintado de gris o de blanco y negro.

Probablemente mi trabajo sea importante, ahora más que nunca, pero mis amigos lo son más. Así que de ahora en adelante creo que tengo que ir haciendo un espacio para todos y cada uno, acostumbrarme a que si me van a preguntar que como estoy es porque me quieren y se preocupan, recordar que el día que yo me enfermé o tenga que pasar por una situación parecida habrá muchas manos con un pañuelo para secar mis lágrimas, muchos brazos reconfortantes para abrazarme y muchos ojos para decirme con una mirada lo importante que soy para ellos.
Así que no significa que descuidaré mi trabajo, simplemente que mi propósito de ahora en adelante será dedicar un espacio para ver y platicar con aquellas personas que hoy por hoy siguen haciendo mi vida maravillosa.

Y para ti ¿Qué significa un amigo? ¿De verdad estas siendo un buen amigo? Si no, ¿qué esperas?, así como yo, nunca es tarde para recordar la importancia de la amistad.

“Todo mundo quiere tener un buen amigo, pocos se toman la molestia de ser uno.”

Por: Anita San Martín

“Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.”

 Antoine de Saint-Exupery

Siempre he querido escribir sobre el amor, pero sobre amor no sé NADA, solamente que es uno de los conceptos universales más usados por el ser humano, como decía San Agustín, “el amor no es lo que hace girar al mundo, es lo que hace que el viaje valga la pena.” Y si nos ponemos a ver algunos hechos históricos han tenido que ver con él; Cristo murió por AMOR a nosotros,  la guerra de Troya se desató porque Paris se enamoró de Helena y se la llevo a Troya.

Mucho escuchamos sobre el amor, pero poco sabemos qué hacer con él. Es cierto que hay que amar todo lo que nos rodea, al final lo que importa es cuanto hayamos amado. Hablar del amor es hablar de una infinidad de tipos de amor, que todo se reduce a lo mismo, amar más y mejor, pero hoy me centraré en el amor de pareja, y bueno seguramente muchos de los que me conocen dirán y esta (forever alone) que sabe de amor de pareja; es verdad como lo mencione al principio, nada sé, pero quiero compartir unas líneas contigo y dejar que conozcas mi punto de vista respecto al tema, a lo mejor también si gustas me puedes compartir el tuyo.

 El amor vive dentro de cada uno de nuestros corazones. Quiero decir que cada quien lo siente y lo expresa a su manera, y eso es maravilloso, ya que gracias a ello podemos dar lo mejor de nosotros y ofrecérselo a quien más queremos. También podemos decir que el corazón no es como un sistema operativo que nos dice a quien debemos amar, simplemente sentimos amor y amamos, es algo muy natural. Cuantas veces no hemos dicho “Me enamoré de la persona equivocada” Yo creo que eso no pasa, no te enamoras de la persona incorrecta, lo que pasa es que tus ojos no vieron a la indicada, tal vez Dios quiere que conozcamos a unas cuantas personas equivocadas antes de conocer a la persona correcta, para que al fin, cuando la conozcamos, sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo. 

Hace mucho leí esta reflexión y me encantó y creo que ejemplifica muy bien lo que pretendo transmitirte en este post.

“Cuando estás en una fiesta en la que bailas por primera vez con otra persona ¿Cómo reaccionas?
Bailas con él primero. Si no te agrada y te vuelve a invitar a bailar, le dices que no. Si a él no lo convenciste, y aunque a ti te haya encantado, no vuelve a bailar contigo. La magia empieza a ocurrir cuando ambos se acomodan ¿verdad? Sabes que has encontrado a tu pareja de toda la fiesta. En el amor es igual. Vas a conocer a muchas personas a lo largo de tu vida. Con alguna te vas a sentir en profunda sintonía, pero ella contigo no. Déjala ir. No luches por ella. No es tu pareja de baile. También, te encontrarás con alguien que no te gusta. Y no entiende. Es terco y se aferra a ti. Recuerda que alguna vez tú has sido una de esas personas. De forma firme y amable, dile que no te gustaría bailar con él en el amor. Y en ocasiones te tocará una pareja que te empeñas en querer cambiar. Quieres que haga los pasos de baile que a ti te gustan. Quieres que tenga el ritmo que tú quieres. Sabes que eso no funciona. A nadie le gusta que lo cambien. Busca a otra pareja de baile. También, te tocará estar con una pareja que quiera cambiarte. Sabes que tampoco eso funciona. Busca a otra persona. ¿Hay algo malo contigo? No. Solo tienes que encontrar a alguien que le encante como bailes. Que se enamore del ritmo de tus sueños y de los pasos de tus hábitos del diario.”

Si ya encontraste tu pareja de baile en el amor, ¡Felicidades!, has sido bendecido enormemente, si aún no lo encuentras, no te preocupes,  Si no existe alguien a tu lado, solo calma y aguarda, siempre hay alguien, y está en algún lugar esperando el momento preciso para entrar a tu vida, nada llega ni tarde ni muy temprano, todo llega en el momento correcto sí sabemos esperar pacientemente; si tienes miedo a amar, quítatelo y permite que alguien te amen, muchas veces la gente teme vincularse con el otro por el miedo al rechazo o por no atreverse a dar. Se olvidan que no hay como dar para recibir “Eres feliz en la medida en que te entregas. El termómetro de tu amor, se mide en tu entrega.” La gente que espera recibir el equivalente exacto del grado del amor que da, conseguirá el fracaso.

Encontrar una pareja para mí no se trata de encontrar a alguien que sea tal cual soy, eso significaría amar mi reflejo, se trata de encontrar a alguien que me haga sonreír, porque como decía la Madre Teresa de Calcuta “Toma tan sólo una sonrisa para hacer que un día oscuro brille”, una persona que sea un ancla y no un motor, una persona de la que pueda amar sus defectos, porque las virtudes por el solo hecho de serlo ya se aman, que tenga sueños, metas, que se ame a sí mismo y ame a su familia, pero sobre todo que ame a Dios y que me permita amarlo a través de él.  Pero como mencione al principio cada uno ama de manera diferente y en gustos se rompen géneros,  solamente no dejes de amar y dar lo mejor de ti a aquella persona que esté a tu lado. Hace algún tiempo una consagrada dijo en una reflexión, que teníamos que rezar por el amor de nuestra vida aunque quizá no lo hayamos conocido aún, debe estar por alguna parte del mundo y Dios lo ha elegido ya, solamente hay que esperar el momento adecuado, me pareció lo más bonito que jamás había escuchado, rezar por alguien a quien ni conoces, pero que tienes la fe y la esperanza para  creer que el día menos esperado aparecerá en tu vida…y yo bueno, hasta el momento no lo he conocido, y aunque no le dedico mis oraciones diarias, de vez en cuando me acuerdo de él, posiblemente hoy sea el día, posiblemente no, a lo mejor todavía me falta tiempo para bailar solita y seguir coordinando mis pasos.

Y tú… ¿Ya tienes pareja de baile en el amor? ¿Estás disfrutando el baile que  están haciendo juntos? No olvides que para encontrarla, primero ama tu baile, ama tus pasos, ama tu ritmo, solo así alguien podrá amarlo también. El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque antes haya sido traicionado, aquel que todavía necesite amar, aunque haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.

Por: Anita San Martin

“Un corazón lleno de alegría es resultado de un corazón que arde de amor.” Madre Teresa de Calcuta

Hace algún tiempo leí un libro que lleva por título “Sembrando Alegría”  y desde la portada era una invitación a empezar un cambio en la manera de vivir. Relataba una serie de narraciones que el autor había tenido la oportunidad de ver y que reflejaban testimonios vivientes de hombres y mujeres que en definitiva vivían sembrando la alegría en su entorno, desde ese momento me propuse adoptar ese modelo de vida y luchar por hacerlo parte de mi rutina diaria.

¿Pero quiénes son los que viven sembrando alegría?

Personas que quisiéramos encontrarnos todos los días. Son hombres y mujeres que tienen algo que los distingue. Cuando nos despedimos de ellos, esperamos volver a verlos pronto. Nos dejan un sabor agradable. Cuando los recordamos, siempre se dibuja una sonrisa en nuestros rostros. Gente especial, gente que hace falta en todas partes, pero no en todas partes se puede encontrar, gente maravillosa, maravillosamente humana. Son los que están en el corazón del mundo, por ellos el mundo sigue vivo, sigue latiendo, camina, progresa, es mejor. Personas que viven sembrando alegría en su entorno, que se preocupan y se ocupan de cuidar los pequeños detalles de la vida. La alegría no es solo cuestión de temperamento, siempre resulta difícil conservar la alegría, y eso es motivo mayor para tratar de adquirirla y de hacerla crecer en nuestros corazones. La alegría es oración; la alegría es fuerza; la alegría es amor.

La madre Teresa de Calcuta decía algo muy cierto acerca de la alegría: “La alegría debe ser uno de los pivotes de nuestra existencia. Es el distintivo de una personalidad generosa. En ocasiones, también es el manto que cubre una vida de sacrificio y entrega propia. La persona que tiene este don muchas veces alcanza cimas elevadas.”

Cuando camines al trabajo o la escuela lleva contigo una sonrisa y saluda a todos con ella, la sonrisa no solo es expresión de alegría, sino también de salud, de esperanza, bienestar, grandeza y paz interior. Mira tú entorno y observa que puedes comenzar a mejorar en él, comienza en ti mismo, después en tu casa, luego en tu calle y posteriormente irás marcando la diferencia, la única manera de sembrar alegría es compartirla con alguien más, da más quien da con alegría. Ayuda al que te lo pida, pero más aún a aquel que en el silencio pide a gritos ser escuchado.  Da lo mejor de ti a cada persona que se cruce en tu camino, busca servir con alegría, recuerda que “El no que no vive para servir, no sirve para vivir”

La gente que vive con alegría acepta con amor todo lo que ocurre en su vida, no se centra en preguntar ¿Por qué? Y mejor pregunta ¿Y por qué no? , sabe que la alegría no depende de la posición sino de la disposición para vivir, son personas que están conscientes que no pueden evitar que el pájaro de la tristeza ronde por su cabeza, pero sí que anide en su cabellera. Reconocen que el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional, por lo que sacan la casta, se levantan de cada caída y siguen avanzando con la firme convicción de que la felicidad no es algo que pueda encontrarse, se debe construir día con día.

Para mí vivir sembrando alegría no es una opción, es una obligación; últimamente me ha costado más trabajo  que en mis 22 años, pero no por eso he bajado la guardia, trato de levantarme por las mañanas y ver cada día como el primer día del resto de mi vida y hacer algo bueno con ello. Hay días en que me da el bajón, pero siempre encuentro un motivo para sonreír, comer en familia, darle un beso a mi mamá antes de salir de mi casa, hacer algo bien en mi trabajo, ver a mi sobrinita, jugar con mis hermanos, salir a comer con mis amigos, recordar que estoy viva, sana y rodeada de gente que me quiere, que Dios tiene un plan perfecto para mí y muchas cosas más que me obligan a definitivamente vivir con alegría y disfrutar de esas pequeñas cosas de la vida que me hacen sonreír, que me ilusionan, que me animan a vivir un día más, a disfrutar la vida, aprovecharla, admirarla y saborearla con todas mis fuerzas.

Si nos lo proponemos siempre encontraremos motivos para vivir sembrando alegría y estar felices. ¿Qué dices? Te animas a vivir sembrando alegría, probablemente primero será un camino difícil, pero te aseguro que es un camino que vas a disfrutar mucho, lucha cada día por vivir de esta forma de tal manera que los que te rodeen no deseen que te alejes de su presencia porque tú les haces la vida más amable, más amena, se tú el que deje ese sabor agradable, sé el motivo de que muchos rostros sonrían al recordarte, lucha, trasciende, deja huella.

“Una sonrisa es la luz en la ventana de tu cara, que avisa a la gente que tu corazón está en casa.” Sonríe y vive sembrando alegría. No esperemos a ser buenos y cordiales. Apresurémonos ya desde ahora a alegrar el corazón de todos durante la corta travesía de la vida. 

Por: Anita San Martin 

“Una mujer hermosa agrada a la vista, una mujer buena agrada al corazón; la primera es una joya y la segunda un tesoro” Napoleón

Agradezco nuevamente la invitación de Miss Vero a escribir en este espacio. Muchas veces uno hace cosas para ayudarse a sí mismo y sin querer termina ayudando a los demás. Espero que este post te sirva y que en estas líneas encuentres algo que te motive a amarte y a amar a los que te rodean, va dirigido a las mujeres, pero también deberían leerlo los hombres para que busquen enamorarse no del rostro bonito, sino de un corazón hermoso.

Hace un par de meses escuche un pedacito de una canción que iba así: “Cierra los ojos y ve tu belleza interior, no tengas miedo de ser el tesoro que escondes hoy…Perfecta te hizo Dios.” Después de escucharla, me puse a pensar en todas las mujeres que vivimos acomplejadas con nuestro físico, que pensamos que el sinónimo de belleza es una mujer escultural con las medidas 90, 60, 90 y no significa que no lo sea, todas las mujeres son hermosas por el simple hecho de ser mujeres; sin embargo hay una belleza mucho más importante que no se trabaja en ninguno gimnasio, que no aumenta con una dieta de calorías controladas, que no resalta con un maquillaje perfecto; una belleza que puede iluminar más que un faro en medio de la noche, TU belleza interior, esa que te hace ser la mujer que eres, que te hace sonreír, sentirte plena. La belleza interior no se encuentra en cualquier lado, sólo en el corazón de aquella persona que ama la vida. Recuerda que la belleza está en los ojos de quien la mira, así que deja de esforzarte por ser perfecta para alguien más y sé perfecta para ti “Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida” decía Oscar Wilde y está en lo cierto; amate, mírate al espejo y enamórate de la persona que ves, aprende a querer cada centímetro de ella, memoriza sus facciones y hazlas parte de ti, extiende una sonrisa y mira lo hermosa que te vez. No puedes pretender que alguien te ame y te acepte si antes no lo haces tú.

Conoce tus capacidades, tus habilidades, virtudes, defectos y empieza a trabajar con ellos, deja de pelarte con la imagen que tienes de ti. Haz las paces con la mujer que está adentro. Empieza hoy, este es un trabajo que puede llevarte mucho tiempo, pero que disfrutarás cada minuto de él. No podemos amarnos si no nos reconocemos y aceptamos. Conócete, acéptate y luego, ¡ámate!
¿Qué no es ése el orden de una buena relación de pareja? ¿Qué tal si hoy empiezas por enamorarte de ti misma? Debemos iniciar por el lado correcto: amarnos a nosotras mismas es el primer paso hacia la plenitud, después podrás compartir esa versión mejorada de ti con los demás y ayudar a que muchos encuentren una mejor versión de ellos, trabaja en una acción en cadena.

A continuación escribiré algunas cosas que a mí me han ayudado a trabajar en mi belleza interior espero que por lo menos 1 de ellas, te ayude a ti también:

  1. Maquíllate: El mejor maquillaje corporal es un toque de sinceridad en los ojos, un sombreado de amor y caridad para llamar la atención, un difuminado de alegría en el rostro y una sonrisa en los labios para rematar tu belleza.
  2. No dependas: Debes aprender a no esperar por nadie, si tienes una meta, un sueño que cumplir, hazlo por ti misma, no dependas de nadie.
  3. Da lo mejor de ti a los demás todos los días: Rara vez se presentan grandes oportunidades de ayudar a otros, pero las pequeñas nos rodean todos los días.
  4. Sonríe: Ninguna mujer está bien vestida, si le falta una sonrisa, que como dice una frase, es la mejor curva de una mujer.
  5. Ama: “Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor.”Amado Nervo. En amar está la clave de todo,  San Agustín decía “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor.”
  6. Mide tus palabras: Antes de decir algo destructivo, piensa en los que no pueden hablar; antes de quejarte del sabor de tu comida, piensa en los que no tienen que comer; antes de señalar con el dedo, Y TOMARTE LA ATRIBUCION DE JUZGAR,
    Recuerda que todos hemos cometido errores, y lo seguiremos haciendo.
  7. Valórate: Si no te tratan con amor y respeto, verifica tu etiqueta de precio tal vez tú misma te has puesto a precio de liquidación. Eres tu quien al aceptar ese trato le dices a los demás lo que vales.  Sal del área de liquidación y colócate en la vitrina donde se exhiben los objetos más valiosos. En pocas palabras: Tú determinas cuál es tu valor, si no lo haces nadie lo hará por ti.
  8. Ten visión propia: No vueles como ave de corral cuando puedes subir como las águilas.
  9. Sé coherente: Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera. Cuida que tus palabras vayan relacionadas con tus acciones.
  10. Sé alegre: Un corazón lleno de alegría es resultado de un corazón que arde de amor. La alegría no es solo cuestión de temperamento, siempre resulta difícil conservar la alegría, y eso es motivo mayor para tratar de adquirirla y de hacerla crecer en nuestros corazones. La alegría es oración; la alegría es fuerza; la alegría es amor. Da más quien da con alegría. 
  11. Ten fe y trabaja de la mano con ella: Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti o como una vez me dijeron “Confía del todo en Dios, pero cierra bien tu coche”
  12. Sé una Dama: Una amiga una vez me dijo “¿Quieres un príncipe azul?, compórtate como una princesa rosa” o lo que es igual “¿Quieres un gran hombre?, comienza siendo una gran mujer” No seas una mujer que necesita un hombre, se la mujer que un hombre necesita.

 

Yo todavía trabajo en estos puntos todos los días, me ha costado llegar a donde estoy, todavía me siguen importando las llantitas que se me salen, pero he comprendido que lo más bello y duradero viene del interior, estoy enamorada de la Anali que veo al espejo, ahora estoy agregando a mi agenda de trabajo diario el dar a los demás, en ayudar a quien pueda y a como dije en mi post pasado, en no dejar que nadie se aleje de mi presencia sin sentirse mejor y más feliz.

“La belleza de una mujer no está en sus facciones sino en su mirada, el reflejo de la verdadera belleza de su alma.”

Por: Anita San Martin

 “No podemos elegir cómo vamos a morir o cuándo vamos a hacerlo. Sólo podemos decidir cómo vamos a vivir.” Joan Báez

¡Holaaaa! Antes que nada, me gustaría agradecer la invitación de Miss Vero a compartir un poquito de mí en este espacio, ¡Muchas gracias! Siempre he tenido la intención de crear un blog y escribir las cosas locas que dan vueltas por mi cabeza, pero la verdad es que nunca me he animado, por eso ahora que surgió esta invitación, no tuve ni que pensarlo, estoy encantada de poder escribir estas líneas y agradezco que te tomes el tiempo de leerlas.

En fechas recientes sufrí la pérdida del hombre más importante de mi vida, mi papá se me adelantó en el camino. Todo fue muy rápido y desconcertante, me sentía en una pesadilla de la que quería salir corriendo; pero bueno el punto no es desahogar mis penas, que francamente ya no duelen, si lo extraño mucho, pero en cada minuto de mi vida está presente y sé que tengo un angelote maravilloso que cuidará  cada paso que dé, así que el punto de contarles esto, es que muchas veces Dios nos tiene que poner en momentos como esté para poder reflexionar lo que estamos haciendo con nuestra vida.

Pensamos, y digo pensamos porque me incluyo en el grupo; que la vida es eterna, que tenemos algún boleto que nos garantiza que vamos a vivir tal o cual cantidad de tiempo, pero la realidad es que no sabemos ni el día ni la hora en que se nos va a llamar para rendir cuentas. No sabemos si hoy vamos a ir a dormir para mañana no despertar. 

Por eso en estas pequeñas líneas que escribo con mucho gusto y entusiasmo te digo: VIVE y vive hoy, la vida es mucho para ser insignificante. Sé la mejor versión de ti mismo, comparte esa versión con todo el mundo, que nadie se aleje de tu presencia sin sentirse mejor y más feliz, recuerda que tienes sola una oportunidad de hacer lo que quieres, todos morimos, pero muy pocos vivimos. Deja de usar el hubiera en tu vida,  olvídate de lo que hayas hecho por tus amigos y recuerda, lo que ellos han hecho por ti, no repares en lo que el mundo te debe y mira lo que le debes al mundo. No te gusta lo que estas recibiendo, pues fíjate lo que estás dando. “Porque todos estamos aquí de paso, para aceptarnos, escribir tu propia historia, para conseguir algo que siempre habías soñado, para ayudar, dar la oportunidad de volver a empezar incluso a quien menos lo espera, para hacer una lista de cosas que quieres cumplir, para cumplirlas, para arriesgarte sabiendo que se puede perder, pero también que se puede ganar, no sé si estamos aquí para ser felices, pero definitivamente estamos aquí para vivir”

Justo ahora que pase por este momento tan doloroso, me dijeron que la vida es una carrera y que mi papá llegó a la meta antes que yo, por lo tanto debería sentir alegría de que el ya cruzó la frontera de los campeones y es verdad; la vida es una carrera, de ti depende como quieres vivirla, si en la banca mirando como todos llegan a la meta y levantan la medalla de la vida o corriendo, sudando cada paso, levantándote en cada caída y volviendo a empezar “Nadie dijo que la vida sería fácil, solo prometieron que valdría la pena vivirla”

No podrás diseñar tu vida y probablemente no podrás controlar muchas de las cosas que han pasado o pasarán…pero siempre podrás diseñar tu actitud, la forma en que quieres vivir.

Solo se vive una vez, pero con una vez es suficiente si se vive bien, deja de guardar las cosas para un momento o persona especial, quizás algún día sea demasiado tarde…la persona, el momento, el lugar especial es HOY y cada día de tu vida.

La madre Teresa de Calcuta decía “Voy a pasar por la vida una sola vez, por eso, cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacerle a algún ser humano, debo hacerla ahora, porque no volveré a pasar por aquí” No esperes a lo que puedes hacer mañana por alguien más, hazlo hoy, ni te imaginas el bien que haces y te haces. Recuerda que: Si no estás dando al mundo lo mejor que tienes ¿Para qué lo estas guardando? No puedes vivir sin iluminar el camino de los demás con la luz que posees.

Hoy tengo la seguridad que en el momento en que se le pidieron cuentas a mi papá, nada debió, porque si un ejemplo de amor al prójimo y de disfrutar la vida tengo, fue de él. Siempre estaba sonriente, le encantaba bailar aunque no supiera, cantaba a todo pulmón aunque su voz no fuera la más afinada, si algo se le antojaba lo hacía sin pensarlo, y sobre todo si en sus manos estaba ayudar a cualquier persona, lo hacía. Creo que si se puede, es más estoy segura que se puede vivir bien…pero depende de ti.

La vida no consiste en recordar el pasado con nostalgia, ni esperar el futuro con ansiedad… ¡sino en vivir el presente con pasión!