Archivos para la categoría: Verónica Fernández

Por: Verónica Fernández

“Podemos estar seguros de que la mayor esperanza para mantener el equilibro ante cualquier situación recae en nosotros mismos” Francis J. Braceland

En los últimos meses he estado metida en el tema de la imagen… no me queda la menor duda de la enorme importancia de esta en el rol que jugamos dentro del sistema social, una imagen dice más que mil palabras y de ahí el interés  de ponerle cuidado a lo que proyectamos a través de nuestro aspecto.

En mi experiencia, la imagen muchas veces no es congruente con la esencia de la persona, pero en este día a día tan acelerado que vivimos difícilmente tendremos oportunidad de cambiar esa impresión que causamos con nuestra apariencia.

La imagen debe estar en completo equilibrio con lo que somos,  una imagen debe ser honesta, por eso la importancia de conocernos, mis cursos los inicio con una clase de autoconocimiento, que realmente es solo una invitación a explorar más el interior, si nos gusta crecer nunca dejamos de conocernos  ya que estamos en continuo cambio y eso idealmente se debe proyectar a los demás.

¡Wow, que bien te ves, como has cambiado! Qué bien que eso nos dijeran al vernos, yo estoy convencida que los años bien llevados suman a nuestra imagen,  lo importante saber cómo  llevar bien los años.

Sin duda el gran secreto es el equilibrio, y como dice la frase con la que inicio el post es responsabilidad nuestra el saber hacerlo, para mí  hay que cuidar los tres aspectos: mente, cuerpo y espíritu.

Dedica tiempo a estudiar algo mas,  para mí el conocimiento es como un hilo que vas jalando y nunca termina de salir, comienza con temas que te atraigan y sigue investigando, checa que información hay al respecto, que opinan otros autores, como ven ese tema expertos de otras áreas.  Creo que hoy es fácil ser autodidacta, sin embargo a  mi me encanta asistir a un  curso presencial, cuando estudie la maestría me di cuenta que lo más rico de la experiencia fue el conocer las opiniones de mis compañeros.

La segunda parte de la triada el crecimiento espiritual, yo nací en una familia de ateos, buenos mi mamá digamos que no era practicante de ninguna religión y mi papá si  todo un ateo, por ese motivo durante muchos años estuvieron preguntas en mi cabeza y SI llegue a la conclusión que hay un espíritu, alma… es en donde esta esa intuición que nos hace realmente sabios, que nos permite trascender y nos ayuda a estar realmente en paz, esa serenidad que no dan los conocimientos. ¿Cómo lograrla? Practicando cualquier religión, ojo no se obtiene yendo al templo, como muchos creen, si vas es realmente a ponerte en contacto con un ser superior y no a criticar el sermón de padre… Requiere esfuerzo y dedicación pero los frutos son invaluables.

La tercera es la parte es la física, el cuerpo, la parte biológica que heredamos  si somos altos, morenos, huesos anchos, juanetes… eso no lo decidimos ya veníamos así y todo eso hay que aceptarlo,  de las cosas que más negativamente se proyectan en la imagen es la falta de aceptación,  algunos le llaman autoestima y se proyecta en la mala postura ó cuando siendo morenas nos empeñamos en pintarnos el cabello de rubio, usar lentes de contacto de color,  o empezar con el vicio de las cirugías estéticas, si no tienes una imagen sana de ti mismo ninguna cirugía lo va a arreglar, sin embargo hay muchas cosas que SI podemos hacer para mejorar nuestra imagen después que nos aceptamos como somos.

Hacer un equilibrio entre estas tres partes nos va a dar como resultado una imagen integral  que nos va a proyectar con esa mirada de madurez y satisfacción que no todos logran en la vida y que es más elegante que el traje más caro ó el bolso de moda… Invierte en lo que vale la pena. Espero que te haya gustado y servido lo que escribí, si es así dale “like” y déjame tus cometarios que como te dije  en la parte intelectual son los más enriquecen, un abrazo y gracias por leerme.

Por: Verónica Fernández

“El amor es un acto de valentía, nunca de temor; el amor es compromiso con los hombres.” Paulo Freire

Pareciera que fue ayer… yo emocionada en el altar, realmente feliz, ilusionada, está el video de la boda que no me deja mentir, no podía dejar de sonreír…

Si acepto todo, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza…

Quizá no sabemos en lo que nos estamos metiendo en ese momento pero cuando se  llega al altar por los motivos correctos, quiero decir NO porque:

  • Para no pasar toda la vida solos.
  • Como un medio de tener seguridad económica.
  • Como una forma de salir de su casa.
  • Como resultado de motivos meramente emocionales y sexuales, como atracción física.
  • Porque la familia desea que se case con una persona específica y la persona no sabe decir “no”.
  • Porque la mujer tiene miedo de ser una madre soltera o el hombre siente que está obligado a casarse con una mujer porque está embarazada.
  • Por la presion social… todos se están casando.

El motivo correcto es amar a la persona y estar dispuesto a compartir el resto de tu vida con esa persona que libremente has elegido, la verdad yo tenía un poco de la tercera opción, pero no recomiendo el matrimonio como salida cuando las cosas no van bien en casa. Ojalá la vida fuera perfecta pero no es así y hay que lidiar con las cosas como se nos presenten, y muy importante hay que asumir las consecuencias de nuestras decisiones.

Quizá tu caso tiene alguna combinación de las anteriores, va a ser más complicado pero eso le dará más elementos para superar con valentia dentro de la relación. Si ya es complicado el matrimonio solito, no lo compliques más desde el inicio, recuerda que lo que bien empieza tiene más probabilidades de terminar bien.

En este caso yo decido casarme a los 21 años con Gustavo de 31, muchas cosas positivas, otras no tanto… pero quien dijo que el matrimonio es “…Y vivieron felices por siempre” ah! Disney, pues no, ahí empieza verdaderamente la historia… yo aún no terminaba la carrera y tenía muchos sueños aún sin cumplir.

Con los años he aprendido a cambiar esos sueños por sueños compartidos, o sea a ceder, a dar, a perder, a respetar, a ser paciente, también a ser menos egoísta; el matrimonio no es una universidad …es una maestría en Amar.

Hoy se ha perdido el verdadero sentido del matrimonio muchos gastan fortunas en la fiesta de la boda, otros muchos simplemete deciden vivir juntos, no importa como deciden hacer sus votos, lo importante es comprometerse a amar a esa persona, no solo en la etapa del enamoramiento que es donde se da el matrimonio y tenemos la química haciendo de las suyas en nuestro organismo… Lógicamente esta etapa pasa y empezamos a ver a nuestra pareja más objetivamente y aquí empieza el verdadero amor.

Lo importante es ir librando esas pequeñas batallas, sin rendirse; cuando nacen los hijos, cuando perdemos a un ser querido, cuando no hay trabajo, en las enfermedades, yo he aprendido que estas situaciones son las que realmente nos han unido a lo largo de los años. En mi experiencia lo difícil es cuando todo está bien,  ahí es cuando no debemos de perder de vista la importancia de la pareja.

Creo que vale la pena apostar por la familia, no te rindas no es una opción y si aún no lo haces escoge bien a la persona con la que vas a compartir el resto de tu vida… para eso es el noviazgo hablen de valores, de sueños, y comprométete di ¡Sí, Acepto! con el corazón.

 

Por: Verónica Fernández

“Nadie piensa, donde todos lucran; nadie sueña, donde todos tragan.”José Ingenieros

Recuerdo a mi abuelo,  un hombre sabio, por su edad, por sus principios, por su cultura… mi abuelo era un hombre alegre, que disfrutaba de los placeres sencillos de la vida, un hombre de familia, lo recuerdo con un especial gusto por la mitología griega, la astronomía, el vino de mesa y por la música todo tipo  en especial la clasica.

Lo recuerdo disciplinado todos los días se levantaba a las 4:00 am a estudiar, cuando salíamos a la calle debíamos de hacerlo con una ó dos horas de anticipación mínimo por que no había quien no se detuviera a saludarlo, cuando estudie la licenciatura, no hubo un maestro mío que no me dijera que mi abuelo fue  su maestro y que era un hombre grande…  ¿En qué se mide la grandeza del hombre?…  Para mí en todo lo que puse en el primer párrafo…  Hoy puedo decir llena de orgullo por mi abuelo… fue un político interesado por el bien estar de la gente y puedo decir algo que es muy importante para el país que tenemos hoy… mi abuelo fue  un hombre HONRADO… la prueba de lo que digo además de tener una vida sencilla, jamás viajo por ejemplo y no dudo que lo hubiera disfrutado muchísimo, pero su salario como “servidor público” por supuesto que no alcanzaba para eso, en toda su vida solo  hizo su casa, una casa sencilla de clase media, vivió y murió sirviendo a su pueblo.

SI mi abuelo  fue de ese partido político del que hoy todos se quejan, y muchos culpan por el México que tenemos hoy…  sí creo que mi abuelo fue un hombre excepcional… Me pregunto ¿En qué momento cambio todo?, ¿Qué cambio, los hombres, el partido, los intereses, los valores, los principios?… Creo que difícilmente un hijo de un político de hoy puede sentir el orgullo de honradez de su padre, la clase politíca dicen los que saben, es la  que tiene la imagen más negativa en nuestro pais.

Pero quién tira la primera piedra… el político corrupto que solo ve sus propios intereses, el que vende su voto por una targeta ó unos cuantos pesos, sin importarle que llegue a poder una persona nefasta, el funcionario de casilla al que le llegan al precio, el reportero que se deja comprar, el oponente que también quiere llegar al poder  por encima de los demás y que tampoco sabe respetar, el que insulta, el intolerante…  el que no hace nada… ¿Quién? , ¿Quién peor? Sí, estamos de luto por el México que tenemos que hemos hecho cada uno de nosotros  con nuestras  acciones… desde nuestra propia trinchera.

Eso es lo que somos y ese es el gobierno que nos merecemos, un gobierno corrupto eligido por un pueblo corrupto,  porque no hay civismo, no hay valores, no hay democracia, no hay ética, no hay principios…

Yo me consideró apolítica no milito en ningún partido, soy muy conservadora para los liberales y muy liberal para los conservadores…  Soy una simple ciudadana y me da vergüenza la política de mi país, y con sinceridad no se a donde vamos a llegar, pero definitivamente no es el país que me gustaría para mis hijos.

¿Quién ve la luz? ¿Qué me diga por donde ahora?… Yo creo que el problema  de nuestro país es de fondo, la educación en valores es fundamental,  una educación que se tiene que dar en el seno de una familia y por ello hay que luchar a favor de la familia no en contra de ella. Una educación qué incluye a todos…  si no hubiera quien vendiera su voto, no hubiera quién lo comprara.

Y tú… ¿A quién crees responsable del México de hoy?

Por: Verónica Fernández

“Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo, nacen de una actitud de aprecio por lo demás.” Dalai Lama.

Cuando era niña, tenía la tía que quizá todos tenemos, una tía que se consideraba a si misma de un nivel social más alto, desde mi perspectiva (de abajo ya que era niña), mi tía era muy guapa y refinada, tenía una hermosa casa, a la que no nos invitaba muy seguido, ya que parecía temía se le fuera a ensuciar, así que las invitaciones eran a su jardín o terraza, cuentan que alguna vez invito a su sala y pidió que se quitaran los zapatos antes de entrar ya que su alfombra era blanca…   

Yo creía que esos eran los “buenos modales” de la “gente de sociedad” y claro no me gustaban… me parecían fríos, y hasta groseros, prefería la informalidad pero llena de calidez que se vivía en mi casa.

Pasaron los años… asistí a una boda y me toca de lado izquierdo un señor que en quince minutos logro que yo comprendiera a la perfección la importancia de los buenos modales… empezó a comer el pan desde antes que llegaran los alimentos; claro, confundió los cubiertos y me dejo sin plato para el pan; se paro para tomar la sal que estaba en el centro de la mesa redonda y con su saco tiro las copas; al comer el pan con mantequilla disfrutaba la intención de toda la mesa ya que nos contaba alguna anécdota al mismo tiempo que dejaba ver el pan en su boca que se mezclaba con el agua que ocasionalmente bebía, para ese momento ya las morusas de pan estaban por todos lados; en los platos, el mantel, la ropa, el agua… un desastre.

Yo lo observaba atónita, pensando si algún día me habré comportado así,  y no me percate, ya que el señor en verdad no se daba cuenta de lo molesto que era para todos los demás.

Creo que no nos damos cuenta de la importancia de los modales hasta que nos toca en la vida alguien que nos hace el favor de recordarnos la importancia de estos para la convivencia diaria, las señoras que gritan, las que se meten en las filas, las personas que se chupan los dedos, los tiran basura en la calle, ésta puede ser una lista interminable.

Por el contrario que agradable conocer a alguien que con su presencia nos hace sentir especiales, cómodos… ¿les ha pasado? esa persona que nos hace sentir que somos mejores personas solo con estar a su lado, sabe que decir, sabe escuchar, hace las preguntas adecuadas, en general esa persona que pareciera tiene un imán y no nos queremos apartar de su lado, como si el sol brillara más en su compañía.

Hoy estoy convencida que los modales no tienen nada que ver con clases sociales, definitivamente tienen que ver con educación, con calidad humana, ya que la persona que se ocupa de sus modales es porque piensa en los demás antes que en sí misma, y está interesada en generar un entorno más agradable y positivo.

Te has puesto a pensar… ¿cómo te comportas tu?, ¿eres como mi tía? pensándote superior y tratando a los demás como si fueran menos, ó no has puesto interés al tema y eres ese compañero que nadie quiere tener cerca…

Siempre vale la pena reflexionar, lo mejor de este tema es que el comportamiento se puede modificar, solo se necesita voluntad.

Estoy segura que todos tenemos áreas de oportunidad en las que podemos mejorar… solo es cuestión de identificarlas pero ese ya será tema de otro post.

Solo recuerda, “Los Buenos modales son la expresión de lo mejor que cada uno tiene en su corazón para dar a los otros.”

Por: Verónica Fernández

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltar esa gota.” Madre Teresa de Calcuta

¿Qué puedo hacer yo?… fácil criticar al gobierno, a los maestros a los otros padres… si pero YO que voy a hacer para mejorar esto que veo lleno de necesidades y…  ¿por qué, no?…  hay que verlo positivo… de oportunidades de cambio.

Bueno primero pues con que cuento,  mi carrera soy licenciada en administración,  en ese tiempo estaba estudiando la maestría en educación, cuento con mi experiencia laboral he sido coordinadora de la carrera de hotelería, coordinadora de relaciones públicas, he impartido clases de etiqueta, protocolo, organización de eventos, y muchas en relación a los valores.  También con mi experiencia de vida… mi esposo se dedica a la hotelería y durante 20 años que tengo de casada, lo he acompañado en su carrera, hemos vivido en 10 ciudades diferentes y por su trabajo… (Esta es la parte difícil  ;D ) me ha tocado a acompañarlo a “checar” muchos restaurantes y hoteles; en varias ocasiones también nos ha tocado vivir dentro de los hoteles. Tengo mis convicciones claras, mis valores,  tengo mi familia… y pues no más.

Se puede pensar es mucho, es poco… pues es lo que hay… ganas muchos deseos de hacer algo.

Finalmente fue mi trabajo de tesis de la maestría  al que le llame “Imagen Integral de la Juventud” para mí fue juntar todo lo anterior  mi experiencia, estudios, valores pero sobre todo mis ganas de poner esa gotita en el inmenso mar. Y dar una respuesta a esa necesidad que yo observo en la sociedad, lo veo como una ayuda para las mamás que interesadas en dar lo mejor a nuestros hijos nos encontramos con una lucha con las redes sociales, medios de comunicación y parece que nuestra vocecita se va apagando entre tanto ruido exterior, por eso la presencia  del proyecto en las redes sociales aportando valores e ideas en positivo. Lo veo como una ayuda para las escuelas e instituciones educativas ya que toco temas que no se ven dentro del currículo escolar pero que sin embargo ayudan de forma indirecta a evitar problemas como el bulling, problemas alimenticios (obesidad, bulimia y anorexia) y en general promueve los valores de cortesía que nunca sobran para tener un mejor ambiente escolar.

El resultado se llama modaLess que quiere decir, menos moda  y más educación, modales, cortesía, la principal intención es promover valores, pero de una forma no tradicional, de una forma que en mi humilde opinión sea atractiva, así que integre a un gran equipo: una estilista profesional, una nutrióloga y una consultora de imagen.  Adaptamos el sótano de mi casa e hicimos un aula, usamos la cocina de mi casa y también toman clase de cocina, integramos temas de comunicación no verbal y oral, en general les damos herramientas para que se puedan desarrollar con seguridad en cualquier ambiente, sintiendose seguras tanto de su interior como de su exterior, buscamos rescatar a la “dama”, estoy convencida que esos valores no se deben perder y que muchas mamás piensan como yo.

Soy madre ante todo y  pensé que a mí me hubiera encantado que alguien me diera esa ayudadita, como les digo a las mamás de las niñas que asisten al curso seguramente no les voy a enseñar nada diferente de lo que tu les dices, pero soy otra persona y a esa edad muchas veces no escuchan lo que les dice su mamá, pero si ponen atención a las amigas ó a los medios de comunicación. La idea es aprovechar esa oportunidad y crear un ambiente educativo atractivo, así que de verdad la pasamos bien… tanto que ya hicimos un grupo de mamás, las niñas salían contentas y les contaban a sus mamás lo que veíamos, así que nos organizamos y también ha sido una experiencia muy hermosa y enriquecedora.

Esto es lo que yo hago, lo que siento debo hacer, lo que me toco hacer desde mi pequeña y humilde trinchera,  con  amor y  procurando siempre dar lo mejor de mí, con que se logre un pequeño cambio  en positivo siento que habrá valido la pena más que sentarme a quejar de mi entorno.

¿Qué opinas? me gustaría mucho saberlo. Puedes leer “Desde mi Trincera” (Primera parte) https://soymodaless.wordpress.com/2012/04/06/desde-mi-trinchera-porveronica-fernandez/

Por: Verónica Fernández

“Lo mejor que se puede dar a los niños, además de buenos hábitos, son buenos recuerdos” Sidney Harris

Dicen que los hábitos hacen a las personas, y yo estoy totalmente de acuerdo,  háblame de lo que haces y sabremos no solo como eres tú sino también tu familia.

La mujeres, las mamás, esposas tenemos un rol, fundamental en la familia, somos el pilar que sostiene todooo en nuestra casa… cuentan por ahí que los hijos le preguntan a la mamá ¿dónde está  esto?  ¿Qué uniforme me toca? ¿A qué hora es tal…? Y al papá solo le preguntan… ¿dónde está mamá?  … Bueno que afortunadas, pero esto tiene también una gran responsabilidad ya que los hábitos que nosotras fomentemos en nuestra vida, repercuten directamente en la vida de nuestra familia.

Por eso los invito a reflexionar un poco si eres mamá ó seguro tienes una, ¿Cuáles son los hábitos que fomento en mi, que afectan a mi familia?

En una clase con mamás les pedí que hicieran una pirámide y colocaran sus prioridades, fue una sorpresa que muchas se quedaron en el primer renglón, pusieron…”mi familia” y ahí se acabo.

Una mujer es más que ser solo madre, también es esposa,  hija, amiga, muchas profesionistas, trabajadoras,  y otros muchos roles que desempeñamos.

Por eso la responsabilidad de tener una vida integral… conformada  por diferentes actividades que la harán más rica para nosotras y en consecuencia para nuestra familia.

A quien no le gusta una mamá que este de buen humor… pues propiciemos el bien estar. En la clase hicimos una lista de los 10 hábitos que no nos deben faltar en nuestras vidas para que sean armónicas y equilibradas.

No caer en el extremo de la mamá limpiadora que no tiene tiempo para nada porque la casa le demanda toda su energía, ni la mamá “workaholic” que después de trabajar sigue contestando mensajes de la oficina, o la “socialite”, que anda de desayunito en desayunito.

Lo siento pero la mujer de hoy tiene que ser  sumamente organizada,  tenemos que tener claras nuestras prioridades, nuestros valores y fomentar hábitos sanos en nuestros hijos, hasta de cosas sencillas como de ser cooperadores, hay que aprender a delegar, así ellos (hijos, esposo) aprenden a cuidar más que la casa esté ordenada y nosotras tendremos más tiempo que se traducirá en calidad para el tesoro más importante que tenemos, nuestra familia.

1. Leer, tenemos que estar informadas, tener diferentes temas de conversación, que sean interesantes. ¿Cómo queremos que nuestros hijos lean, si nunca nos ven leer?

2. Ejercicio, tiene tantos beneficios, para una salud física como mental, genera endorfinas, activa la circulación y claro nos hace sentir mejor más activas.

3. Orar, hay muchas formas de hacerlo, desde las oraciones que conocemos, hasta una plática amigable con Dios, ofrecer las cosas buenas y malas que nos vallan sucediendo durante el día, hasta la oración contemplativa que es solo estar un ratito a solas conectada solo con Dios… muy reconfortante.

4. Llevar una agenda, si queremos que nuestra vida sea equilibrada, tenemos que organizarnos, no hay mas, lleva una agenda y aprovecha cada minuto del día en acciones positivas que terminaran traduciéndose en una mamá tranquila, equilibrada y de buen humor.

5. Tiempo comunicación a cada uno, si tienes tres hijos… necesitas un momentito con cada uno, hacer una conexión especial y personal. Si tienes más hijos pues mas organizada ;D

6. Tiempo para mí, por que solemos dejarnos para el último lugar, si somos el pilar!! Como dice Gaby Vargas es su libro “Primero TU”… pensar en ti no es egoísmo es que si tu estas bien todas estarás bien.  Separa por lo menos un par de horas a la semana y haz lo que quieras, una película, pedicura, leer, tina… implemente naaddaa!

7. Tiempo de pareja,  súper importante,  se amigo de tu pareja, salgan, ó preparen una cenita juntos, vean un programa en  la tele, salgan a caminar.

8. Diversión, todo lo anterior parece divertido, pues más diversión, es parte del equilibrio, diviértete, haciendo lo que hagas, que no sea una carga lo que haces, recuerda todo es actitud.

9. Comer saludable, ¿quién va al súper? ¿Quién cocina? … pues si, en ti cae esa responsabilidad de que sea sano, si consumes mucha azúcar, cafeína, ó harinas, esto va a afectar tu estado de ánimo y de tu familia… ¡recuerda equilibrio en todo!

10. Descansar, merecido, planea tu descanso, duerme, cierra tus ventanas, tu puerta y si puedes tomate 15 minutos en la mitad del día para recargar baterías.

Todo lo que necesitas es amor, consigue amor a través de hábitos sanos y fuerza de voluntad, para que tengas pila para dar mucho amor.

Por: Verónica Fernández

“Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas “

Era el año 1989, el año que cambio mi forma de pensar, dicen que los viajes  enriquecen… pues sí, te abren la mente y pude ver todo desde otra perspectiva.

Asistía a una escuela especial para aprender inglés como segunda lengua, y la experiencia fue maravillosa ya que mis compañeros eran de diferentes partes del mundo, era como un pequeño EPCOT… pero mucho mejor, y las clases consistían en compartir nuestras diferentes culturas.

Había Japonesas, tan hermosas, discretas y respetuosas. Un par de chicas de medio oriente, recién llegaditas así que aún portaban la “burka” que les cubría el rostro… con ellas no podía compartir mucho en el primer curso porque nadie hablaba nada de inglés. Pase unos meses en verdad muda… ¡no exagero!

Quien se convirtió en mi mejor  amiga fue una mujer de 30 años, Erika, era Suiza Alemana, la necesidad femenina de hablar hiso que nos entendiéramos con un poco de italiano que ella hablaba.

Yo empecé a ver a Erika como una hermana mayor y creo que ella igual me tomo cariño de hermana. Y bueno… yo la veía tan “perfecta”… nunca se le movía ni un cabello, su ropa era impecable, siempre portaba un hermoso bolso de piel, con un elegante pañuelo de seda;  en el que tenia perfectamente ordenada, su cartera, sus bellas gafas de sol y nunca le faltaba su periódico del día.

¿Cómo lo lograba?… se veía siempre tan… tan…”perfecta”, sus movimientos, postura impecable, su manera de dirigirse a las personas con aquella especial elegancia a pesar de no dominar el idioma.

Y en contraste estaba yo… un desastre… ¡en verdad! … cuando empezó el invierno, tenía que caminar dos millas entre la nieve, mi cabello y mi cara siempre estaban húmedas, tenía un abrigo que me prestaron  después de usarlo unos meses durante todos los días ya lo odiaba… y me sentía muy … muy torpe.

Erika se convirtió más que en una hermana, en una maestra personal, me enseño desde que comprar, así como las maravillas de la cachemira, (descubrí, que ese era parte de su secreto, así estaba calientita y no con tantas cosas encima… como yo) y lo más importante, me empezó a llevar al teatro, visitábamos  bibliotecas, asistíamos a galerías de arte,  la gastronomía también fue parte  importante de la experiencia. No gastábamos mucho conseguíamos descuentos, y cupones. También aprendí un poco a administrar. ¡Qué importante tener un modelo positivo a esa edad, con tiempo para enseñarte esas cosas que a menos que seas una “princesa”  nadie te va a enseñar!

Por: Verónica Fernández

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.” Madre Teresa de Calcuta

Fui a recoger a mis hijos al colegio y vi a un par de señoritas literalmente acostadas en el pasto de camellón esperando a que sus papás las recogieran… me llamo la atención, bueno no es que yo sea muy vieja y recuerdo que solíamos sentarnos en las jardineras a platicar en mis tiempos de preparatoria… pero ¿acostadas? …pasé por otro grupo de jóvenes y escuche entre risas como su comunicación verbal se reducía a unas cuantas palabras altisonantes… sin ningún mensaje.

Y esto es la educación privada pensé…

Hace algunos años, cuando tenía diez y ocho, tuve la oportunidad de irme de intercambio a Boston, aún recuerdo como me sorprendió ver esa hermosa ciudad llena de jóvenes de todo el mundo… me encantaba observar la elegancia de las personas portando sus abrigos en invierno e invariablemente leyendo mientras se trasportaban en el metro.

Tristemente ahí empecé a tener conciencia de que mi educación hasta ese momento dejaba mucho que desear con respecto a mis compañeros, creo que desde ahí empezaron mis deseos de superación en todos sentidos.

Han pasado muchos años, muchas historias, muchas ciudades… los deseos de superación continúan, ahora cuento con mejores motivos:

Mi país, por supuesto, quiero lo mejor, sé que hay gente muy buena y tenemos excelentes intenciones.

Y el otro son mis hijos, ¿quién no quiere darles un mejor entorno a sus hijos?

¿Qué hacer? ¿Cómo? …desde mi pequeña trinchera.

El problema es la falta de educación, la falta de los valores… respeto, dignidad, prudencia y por otro lado la carencia evidente de competencias de comunicación, que era lo que yo observaba.

Una gotita de agua, no importa pero hay que hacer algo para rescatar todos esos valores que nos hacen mejores personas y más humanos.

Te contaré poco a poco la historia  que aún se sigue escribiendo…

Puedes leer la segunda parte… https://soymodaless.wordpress.com/2012/06/07/desde-mi-trinchera-segunda-parte-2/