Archivos para las entradas con etiqueta: educación

Por: Verónica Fernández

“Nadie piensa, donde todos lucran; nadie sueña, donde todos tragan.”José Ingenieros

Recuerdo a mi abuelo,  un hombre sabio, por su edad, por sus principios, por su cultura… mi abuelo era un hombre alegre, que disfrutaba de los placeres sencillos de la vida, un hombre de familia, lo recuerdo con un especial gusto por la mitología griega, la astronomía, el vino de mesa y por la música todo tipo  en especial la clasica.

Lo recuerdo disciplinado todos los días se levantaba a las 4:00 am a estudiar, cuando salíamos a la calle debíamos de hacerlo con una ó dos horas de anticipación mínimo por que no había quien no se detuviera a saludarlo, cuando estudie la licenciatura, no hubo un maestro mío que no me dijera que mi abuelo fue  su maestro y que era un hombre grande…  ¿En qué se mide la grandeza del hombre?…  Para mí en todo lo que puse en el primer párrafo…  Hoy puedo decir llena de orgullo por mi abuelo… fue un político interesado por el bien estar de la gente y puedo decir algo que es muy importante para el país que tenemos hoy… mi abuelo fue  un hombre HONRADO… la prueba de lo que digo además de tener una vida sencilla, jamás viajo por ejemplo y no dudo que lo hubiera disfrutado muchísimo, pero su salario como “servidor público” por supuesto que no alcanzaba para eso, en toda su vida solo  hizo su casa, una casa sencilla de clase media, vivió y murió sirviendo a su pueblo.

SI mi abuelo  fue de ese partido político del que hoy todos se quejan, y muchos culpan por el México que tenemos hoy…  sí creo que mi abuelo fue un hombre excepcional… Me pregunto ¿En qué momento cambio todo?, ¿Qué cambio, los hombres, el partido, los intereses, los valores, los principios?… Creo que difícilmente un hijo de un político de hoy puede sentir el orgullo de honradez de su padre, la clase politíca dicen los que saben, es la  que tiene la imagen más negativa en nuestro pais.

Pero quién tira la primera piedra… el político corrupto que solo ve sus propios intereses, el que vende su voto por una targeta ó unos cuantos pesos, sin importarle que llegue a poder una persona nefasta, el funcionario de casilla al que le llegan al precio, el reportero que se deja comprar, el oponente que también quiere llegar al poder  por encima de los demás y que tampoco sabe respetar, el que insulta, el intolerante…  el que no hace nada… ¿Quién? , ¿Quién peor? Sí, estamos de luto por el México que tenemos que hemos hecho cada uno de nosotros  con nuestras  acciones… desde nuestra propia trinchera.

Eso es lo que somos y ese es el gobierno que nos merecemos, un gobierno corrupto eligido por un pueblo corrupto,  porque no hay civismo, no hay valores, no hay democracia, no hay ética, no hay principios…

Yo me consideró apolítica no milito en ningún partido, soy muy conservadora para los liberales y muy liberal para los conservadores…  Soy una simple ciudadana y me da vergüenza la política de mi país, y con sinceridad no se a donde vamos a llegar, pero definitivamente no es el país que me gustaría para mis hijos.

¿Quién ve la luz? ¿Qué me diga por donde ahora?… Yo creo que el problema  de nuestro país es de fondo, la educación en valores es fundamental,  una educación que se tiene que dar en el seno de una familia y por ello hay que luchar a favor de la familia no en contra de ella. Una educación qué incluye a todos…  si no hubiera quien vendiera su voto, no hubiera quién lo comprara.

Y tú… ¿A quién crees responsable del México de hoy?

Anuncios

Por: Verónica Fernández

“Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo, nacen de una actitud de aprecio por lo demás.” Dalai Lama.

Cuando era niña, tenía la tía que quizá todos tenemos, una tía que se consideraba a si misma de un nivel social más alto, desde mi perspectiva (de abajo ya que era niña), mi tía era muy guapa y refinada, tenía una hermosa casa, a la que no nos invitaba muy seguido, ya que parecía temía se le fuera a ensuciar, así que las invitaciones eran a su jardín o terraza, cuentan que alguna vez invito a su sala y pidió que se quitaran los zapatos antes de entrar ya que su alfombra era blanca…   

Yo creía que esos eran los “buenos modales” de la “gente de sociedad” y claro no me gustaban… me parecían fríos, y hasta groseros, prefería la informalidad pero llena de calidez que se vivía en mi casa.

Pasaron los años… asistí a una boda y me toca de lado izquierdo un señor que en quince minutos logro que yo comprendiera a la perfección la importancia de los buenos modales… empezó a comer el pan desde antes que llegaran los alimentos; claro, confundió los cubiertos y me dejo sin plato para el pan; se paro para tomar la sal que estaba en el centro de la mesa redonda y con su saco tiro las copas; al comer el pan con mantequilla disfrutaba la intención de toda la mesa ya que nos contaba alguna anécdota al mismo tiempo que dejaba ver el pan en su boca que se mezclaba con el agua que ocasionalmente bebía, para ese momento ya las morusas de pan estaban por todos lados; en los platos, el mantel, la ropa, el agua… un desastre.

Yo lo observaba atónita, pensando si algún día me habré comportado así,  y no me percate, ya que el señor en verdad no se daba cuenta de lo molesto que era para todos los demás.

Creo que no nos damos cuenta de la importancia de los modales hasta que nos toca en la vida alguien que nos hace el favor de recordarnos la importancia de estos para la convivencia diaria, las señoras que gritan, las que se meten en las filas, las personas que se chupan los dedos, los tiran basura en la calle, ésta puede ser una lista interminable.

Por el contrario que agradable conocer a alguien que con su presencia nos hace sentir especiales, cómodos… ¿les ha pasado? esa persona que nos hace sentir que somos mejores personas solo con estar a su lado, sabe que decir, sabe escuchar, hace las preguntas adecuadas, en general esa persona que pareciera tiene un imán y no nos queremos apartar de su lado, como si el sol brillara más en su compañía.

Hoy estoy convencida que los modales no tienen nada que ver con clases sociales, definitivamente tienen que ver con educación, con calidad humana, ya que la persona que se ocupa de sus modales es porque piensa en los demás antes que en sí misma, y está interesada en generar un entorno más agradable y positivo.

Te has puesto a pensar… ¿cómo te comportas tu?, ¿eres como mi tía? pensándote superior y tratando a los demás como si fueran menos, ó no has puesto interés al tema y eres ese compañero que nadie quiere tener cerca…

Siempre vale la pena reflexionar, lo mejor de este tema es que el comportamiento se puede modificar, solo se necesita voluntad.

Estoy segura que todos tenemos áreas de oportunidad en las que podemos mejorar… solo es cuestión de identificarlas pero ese ya será tema de otro post.

Solo recuerda, “Los Buenos modales son la expresión de lo mejor que cada uno tiene en su corazón para dar a los otros.”

Por: Verónica Fernández

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltar esa gota.” Madre Teresa de Calcuta

¿Qué puedo hacer yo?… fácil criticar al gobierno, a los maestros a los otros padres… si pero YO que voy a hacer para mejorar esto que veo lleno de necesidades y…  ¿por qué, no?…  hay que verlo positivo… de oportunidades de cambio.

Bueno primero pues con que cuento,  mi carrera soy licenciada en administración,  en ese tiempo estaba estudiando la maestría en educación, cuento con mi experiencia laboral he sido coordinadora de la carrera de hotelería, coordinadora de relaciones públicas, he impartido clases de etiqueta, protocolo, organización de eventos, y muchas en relación a los valores.  También con mi experiencia de vida… mi esposo se dedica a la hotelería y durante 20 años que tengo de casada, lo he acompañado en su carrera, hemos vivido en 10 ciudades diferentes y por su trabajo… (Esta es la parte difícil  ;D ) me ha tocado a acompañarlo a “checar” muchos restaurantes y hoteles; en varias ocasiones también nos ha tocado vivir dentro de los hoteles. Tengo mis convicciones claras, mis valores,  tengo mi familia… y pues no más.

Se puede pensar es mucho, es poco… pues es lo que hay… ganas muchos deseos de hacer algo.

Finalmente fue mi trabajo de tesis de la maestría  al que le llame “Imagen Integral de la Juventud” para mí fue juntar todo lo anterior  mi experiencia, estudios, valores pero sobre todo mis ganas de poner esa gotita en el inmenso mar. Y dar una respuesta a esa necesidad que yo observo en la sociedad, lo veo como una ayuda para las mamás que interesadas en dar lo mejor a nuestros hijos nos encontramos con una lucha con las redes sociales, medios de comunicación y parece que nuestra vocecita se va apagando entre tanto ruido exterior, por eso la presencia  del proyecto en las redes sociales aportando valores e ideas en positivo. Lo veo como una ayuda para las escuelas e instituciones educativas ya que toco temas que no se ven dentro del currículo escolar pero que sin embargo ayudan de forma indirecta a evitar problemas como el bulling, problemas alimenticios (obesidad, bulimia y anorexia) y en general promueve los valores de cortesía que nunca sobran para tener un mejor ambiente escolar.

El resultado se llama modaLess que quiere decir, menos moda  y más educación, modales, cortesía, la principal intención es promover valores, pero de una forma no tradicional, de una forma que en mi humilde opinión sea atractiva, así que integre a un gran equipo: una estilista profesional, una nutrióloga y una consultora de imagen.  Adaptamos el sótano de mi casa e hicimos un aula, usamos la cocina de mi casa y también toman clase de cocina, integramos temas de comunicación no verbal y oral, en general les damos herramientas para que se puedan desarrollar con seguridad en cualquier ambiente, sintiendose seguras tanto de su interior como de su exterior, buscamos rescatar a la “dama”, estoy convencida que esos valores no se deben perder y que muchas mamás piensan como yo.

Soy madre ante todo y  pensé que a mí me hubiera encantado que alguien me diera esa ayudadita, como les digo a las mamás de las niñas que asisten al curso seguramente no les voy a enseñar nada diferente de lo que tu les dices, pero soy otra persona y a esa edad muchas veces no escuchan lo que les dice su mamá, pero si ponen atención a las amigas ó a los medios de comunicación. La idea es aprovechar esa oportunidad y crear un ambiente educativo atractivo, así que de verdad la pasamos bien… tanto que ya hicimos un grupo de mamás, las niñas salían contentas y les contaban a sus mamás lo que veíamos, así que nos organizamos y también ha sido una experiencia muy hermosa y enriquecedora.

Esto es lo que yo hago, lo que siento debo hacer, lo que me toco hacer desde mi pequeña y humilde trinchera,  con  amor y  procurando siempre dar lo mejor de mí, con que se logre un pequeño cambio  en positivo siento que habrá valido la pena más que sentarme a quejar de mi entorno.

¿Qué opinas? me gustaría mucho saberlo. Puedes leer “Desde mi Trincera” (Primera parte) https://soymodaless.wordpress.com/2012/04/06/desde-mi-trinchera-porveronica-fernandez/

Por: Gerardo Ponce

 

“Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia.” 

Marco Tulio Cicerón.

 

Desgraciadamente y aunque suene muy trillado, recuerdo como decían mis abuelos, en mis tiempos había respeto a los mayores, éramos más educados bla bla bla… pues me he dado cuenta que tienen razón, actualmente la mayoría de las personas nunca muestran un gesto de amabilidad o agradecimiento, lo cual empeora en las nuevas generaciones, yo creo que no cuesta nada decir gracias si alguien tiene un detalle contigo, y a veces quizás ni eso, tal vez con sólo una sonrisa bastaría.

En el automóvil es lo mismo, parece que todos fuimos educados para pelear a ver quien pasa primero, quien no deja que lo rebasen, quien llega más rápido etc. Yo soy de los que sí, manejo un poco rápido pero respeto las señales, no me paso los altos, me formo para poder dar vueltas, cedo el paso en cruceros y a peatones, aunque muchas veces ni las gracias te dan, aún así lo hago y como dicen: “no queda en mí”.

Yo creo que nada nos cuesta ser amables, ser educados, demostrar nuestros valores, ¿cómo? con cosas simples, pide las cosas por favor, usa un tono de voz amable, da las gracias, sonríe, no te metas en las filas, no interrumpas cuando alguien esté hablando, no grites o trates mal al personal de servicio, si te ceden el paso agradece, si no te dejan meter en un carril con tu auto fórmate y no pelees, si siempre tienes prisa mide tus tiempos, en el transporte público cede tu asiento a personas mayores o mujeres embarazadas. Si vas a abrir la boca para insultar mejor permanece callado.

Pero el propósito de este post es principalmente recordar que debemos rescatar estos valores y fomentarlos en los niños, ellos son el futuro y así como van creo que muchos valores se perderán paulatinamente. Hagamos conciencia y eduquemos a los pequeños. 

Por: Gerardo Ponce

“La lectura hace al hombre completo; la conversación, ágil, y el escribir, preciso.” Sir Francis Bacon

El cómo escribimos dice mucho de nosotros y nuestra educación, cómo podemos decir que somos universitarios si aun escribimos como niños de primaria, es lógico las escuelas no se preocupan por enseñarnos o presionarnos en este aspecto, en mi universidad hay algunos profesores extranjeros, los cuales te ponen mal una respuesta que aunque la palabra sea correcta, si está mal escrita no es considerada como buena, es decir si te falta un acento si va con S en vez de Z, B en lugar de V, etc.

¡Cómo es posible que los extranjeros se preocupen más por nuestro lenguaje que nosotros mismos!, cambiar la ortografía no es sencillo pero tampoco imposible, debemos primero ser consientes del contexto que conlleva escribir mal, y lo pésimo que se ve escribir con faltas de ortografía.

Hace poco escuché una frase que decía algo así como: la mala ortografía es como el mal aliento, tal vez la gente te entienda pero va a apestar.  Reí muchísimo y estoy totalmente de acuerdo.

Como diría un buen amigo de Twitter, todo lo que haces en redes sociales habla de ti, como profesionista que mala imagen das al no escribir correctamente, como persona también.

Finalmente les dejo unos tips básicos que a mí me han servido:

Siempre se acentúan en la silaba tónica:

Palabras agudas cuando terminan en N, S o vocal, (Canción, París)  las graves cuando terminan en consonantes que nos N o S (Árbol, Ángel), y todas las esdrújulas y sobre esdrújulas siempre se acentúan (Música, Eléctrico, últimamente, rápidamente).

También la mayoría de las palabras en pasado (Miré, Aprendí) y en futuro (Haré, Tocaré). Las palabras: qué, quién, cómo, cuándo, dónde; siempre se acentúan cuando son pregunta o exclamación.

Hay mucha información en internet acerca de las reglas de ortografía y gramática, si te gustó el post, también deberías buscar más sobre cómo mejorar en este aspecto, yo lo estoy haciendo. 

Por: Gerardo Ponce

 “Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad”    Diego Luis Córdoba

Es triste leer frases como “En una sociedad rica los pobres resultan ser más pobres” ó una peor “habiendo nacido pobres, pobres morirán, sea esto la voluntad de dios o culpa del gobierno existente, nada por hacer excepto protestar, sentirse desesperado y finalmente resignarse con la suerte”.

Para mí la pobreza es básicamente la carencia o ausencia de bienes materiales, es un problema tanto socioeconómico como psicológico, la pobreza ha existido y existe aun en todas las sociedades, incluso en las más desarrolladas o de primer mundo.

Es también la ausencia de cultura, de inteligencia y de visión, es un modo de vida que se adquiere por generaciones. Los niños pobres, crecen con modelos de fracasos o carentes de oportunidades, aprenden o adoptan esa imagen, por lo que crecerán pensando en ser pobre, lo serán, fracasarán, lo des emplearán, finalmente no les quedará de otra que robar o ser criminales, cerrándose así el ciclo.

Se cree que el que es pobre es porque se lo merece, porque no tiene estudios, porque sus padres o familias lo fueron, por culpa de dios o del gobierno. En cambio, la clase rica, se ve beneficiada, no le conviene que no haya pobres, los altos niveles políticos y las grandes empresas se ven favorecidos con los pobres, pues éstos son la mano de obra barata, los que van a la cárcel por personas que comenten crímenes, los que son explotados y mal pagados, los que consumen productos perjudiciales para la salud, pero la TV les dice que son buenos, los que se endeudan con créditos y contratos interminables de Elektra, pero pagan abonos chiquitos. Así que para qué erradicarla si deja grandes ganancias.

Siempre me he preguntado si la pobreza se puede erradicar ó por lo menos disminuir, veamos mi caso; Vengo de una clase media, pero también combato mi pobreza, primero que nada cultivándome, estudiando, leyendo, luchando por pertenecer a otro nivel intelectual y ¿por qué no?, también socioeconómico, tengo la cultura de ahorrar y pensar a futuro, de aprender algo nuevo y útil cada día, de compartir con los que no tienen (y no hablo de altruismo). Tengo metas y no soy conformista, me motiva pensar crecer tanto humanamente, espiritualmente así como económicamente, poder aspirar a grandes cosas, aunque no creo que el dinero sea una meta ni la solución, si considero que te facilita muchas cosas.

Pero en verdad ¿se puede erradicar la pobreza? creo que antes de poder erradicarla, me erradicarían a mí las grandes empresas ó los grupos políticos… en fin. Considero que es imposible erradicarla, pero pienso que se puede disminuir o por lo menos lograr que sean menos miserables, ¿cómo? , aunque creo que ya es muy tarde para las generaciones actuales, creo firmemente que la solución se encuentra en los niños y las generaciones futuras, yo apostaría por las escuelas, dar una educación de calidad, crear una cultura de superación, de ahorro, de visión a futuro.

Imagino una sociedad unida, donde los pobres sean valorados, sean capacitados, sean bien pagados, donde las personas preparadas tengan un sueldo mayor, pero justo, y donde los políticos, diputados, cenadores, burócratas e incluso futbolistas dejen de ganar sueldos estratosféricos, donde el presidente sea alguien culto, preparado, con conocimientos y visión, y no un simple títere de otros gobiernos, de las grandes empresas y de las televisoras.

Ojala algún día me trague mis palabras y gustosamente lo haré, pero: “Creo que un mundo sin pobreza es simplemente una UTOPÍA…”

Por: Raúl Reyna

“No digas nada en línea que no quisieras plasmar en un anuncio espectacular con tu cara en el.”  Erin Bury

Hola.

Antes de empezar quiero aprovechar el espacio para agradecer la invitación a participar en éste interesantísimo proyecto a mi querida miss Vero. ¡¡¡Muchas gracias!!!

Ésta es la primera vez que participo en un Blog, y me alegra que sea en el de Vero, Pues bien, primeramente mi nombre es Raúl Reyna, tengo 23 años y soy Licenciado en Mercadotecnia, trabajo en una Agencia como responsable del área de Marketing en Playa del Carmen, Quintana Roo, y te agradezco que te tomes el tiempo de leer éstas líneas.

Quizás pienses que el tema de las Redes Sociales ya está muy trillado y ¿sabes? Probablemente tengas razón, pero muy seguramente llegaste a éste post a través de una de ellas y te invito a reflexionar conmigo, espero lo encuentres interesante.

Comencemos por preguntarnos ¿Qué es esto de las Redes Sociales?

El internet nos dice: “Las redes sociales son estructuras sociales compuestas de grupos de personas, las cuales están conectadas por uno o varios tipos de relaciones, tales como amistad, parentesco, intereses comunes o que comparten conocimientos.” – Wikipedia. Bla bla bla.

Que en español quiere decir algo así como, sitios especializados en conectar y relacionar personas con intereses, gustos o perfiles afines donde pueden compartir contenido (Fotos, videos, enlaces, status, etc.) entre sí, generando interacción. Nótese la palabra subrayada.

¿Por qué surgen las Redes Sociales?

Bueno, sin ser estrictos en el origen, sabemos que las Redes Sociales están ahí ahora a nuestro alcance porque gente como Mark Zuckemberg (Facebook), Jack Dorsey (Twitter), Master Ajay Lavarias, Steve Chen y Jawed Karim (Youtube), tuvieron los medios, el tiempo, los recursos y por su puesto la “grandiosa” idea, pero ¿dónde está la clave del éxito de estos ahora vicios, para muchos? (créanme, ¡son adictivas!). No hay ningún truco estimad@ lector(a), las Redes Sociales fueron tan bien aceptadas porque responden estrictamente a una necesidad del ser humano muy primitiva que es la de llamar la atención, y como efecto secundario se puede desarrollar un estilo de voyerismo (gusto por ver) si no es que hasta obsesión, al estar pendiente de lo que pasa con nuestros amigos, followers, suscriptores, etc. ¿Les ha pasado?

Ahora bien, regresando a la palabra subrayada, ¿realmente somos consientes de éste fenómeno? ¿Consideramos el ciclo de la información que compartimos y el posible impacto que pudiera tener? Y más importante aún, ¿nos detenemos a pensar si lo que compartimos pudiera llegar a afectar o beneficiar nuestra imagen ante los demás?

Ok ya entendí, ¿Qué hago ahora?

Si eres adolecente te invito a que hagas lo anterior, incluso haz el ejercicio conmigo, entra a tu timeline y/o muro y échale un ojo como si no fuera tuyo, como si fuera de alguien más, y respóndete ¿Qué te dice de esa persona? Si notas algo extraño ¡no te asustes! Todo tiene solución. 😉

Si en cambio eres padre o madre de familia, ¡lo felicito! por preocuparse y ocuparse de este tema. No hay por qué tenerle miedo a las Redes Sociales, no son malas en sí, al contrario, son maravillosas, es increíble las amistades que puede hacer uno a través de ellas, es solo cuestión de sentido común, en cuanto a lo que publicamos y a las personas que agregamos y les permitimos accesar a nuestros contenidos, únicamente les invito a transmitirles éste sentido común a sus hijos. (Incluso más adelante podríamos hablar de las políticas de privacidad y personalizar ciertas publicaciones, coméntenle a Vero), Ustedes como padres están obligados a conocer cómo funcionan las Redes Sociales, incluso me atrevería a decir, mejor que sus hijos mismos. ¡Sí, me cae!

Lo que les comparto no es exclusivo de padres e hijos, ser cuidadosos con lo que compartimos nos incluye a todos, incluso espero también pueda ser útil a los universitarios próximos a egresar, es bien sabido que hoy en día los reclutadores de personal de las empresas se apoyan en los perfiles de las Redes Sociales de los candidatos a los puestos para contratar y yo les dejo el siguiente reflexión: Si la forma en la que vestimos, nos comportamos, hablamos en público, etc puede decir mucho de nosotros como personas, imagínate que tanta información acerca de nosotros no pueden decir nuestros perfiles en las Redes Sociales, hay que procurar que sea siempre positiva.

Yo no pretendo que de ahora en adelante dejen de publicar, twittear, compartir lo que les gusta, para nada, pero si tengan en cuenta los detalles que les expuse y que hay modos y formas de hacerlo sin comprometer nuestra imagen o la de alguien más en las Redes Sociales.

Digámosle SI a las Redes Sociales, digámosle SI a conocer gente interesante y hacer buenas amistades, pero hagamos un uso responsable, no solo de Facebook, Twitter y youtube, si no del internet en general, evitemos malas experiencias.

Y bien ¿Qué es lo que quieres compartir acerca de ti?…

¡¡¡Gracias!!!

Raúl Reyna.

Por: Gerardo Ponce

“La cultura es un bien personal. Únicamente nos llega por el camino del cultivo propio.”
Lofficier

Muchos se preguntan que es aquello que todos irónicamente mencionan como “cultura general”, es algo que se supone todos debemos saber ya que es importante y forma parte de nosotros, pero no lo hacemos ¿por qué? porque hay muchas cosas más importantes en que pensar, como la revista de chismes de la farándula,  nuestro programa de televisión favorito ó el partido de futbol del equipo al cual idolatramos y moriríamos por él si alguien ostenta agredirlo…

Porque preocuparnos de lo que es la cultura, si todo el mundo ni siquiera sabe lo que es, ¡oh que gran dilema!, empecemos por mí, soy estudiante universitario, actualmente leo en promedio 1 o 2 libros por mes, además de los demasiados artículos relacionados con mi carrera, trato siempre de estar informado, me preocupa la ortografía, la alimentación y estoy en constante búsqueda de música, aunque no necesariamente nueva, porque todo esto, es cultura.

La música que escuchamos dice mucho de nosotros y yo no digo que haya música mala, simplemente hay que expandir nuestro horizonte musical y no cerrarnos a la música moderna y los artistas de moda, conocer por lo menos a los 10 más importantes compositores debería ser una materia escolar.

La comida, nuestro país tiene una gastronomía impresionante, con platillos muy ricos y nutritivos, aunque ahora soy vegetariano, en mi niñez disfrutaba de conocer los platillos típicos de los lugares de México que visitaba,  sin embargo ahora conocemos más de la comida rápida proveniente del extranjero, carente de nuestras tradiciones y nuestro sabor.

El lenguaje, con tristeza veo como se está perdiendo paulatinamente, con los jóvenes y adultos inundándolo con anglicismos y con palabras repetitivas que no significan absolutamente nada;  y con los niños y adolecentes que ni el intento hacen por escribir bien y se comunican a través de palabras mal escritas, con letras repetidas y faltas de ortografía increíbles.

Muy pocas personas leen, y si leen es por mas por obligación que por convicción, si tienen que hacerlo buscan un resumen en la web que los ayudara a lidiar con ese terrible mal, muchos otros pocos escriben, y es lógico si no lees para que escribir verdad.

Ya sé, ya sé… yo siempre quejándome y no es que yo sea mejor, también tengo mil y un defectos y sé que aún estoy en camino de llegar a ser alguien mejor, es por eso que trato de tener esa cultura general, de conocer la historia, de hablar y escribir bien, de tener un tema de conversación interesante, de escuchar música de todo el mundo, ampliar mi panorama gastronómico, en fin.

Poseemos una gran cultura, una gran historia, una gran gente, música hermosa, sintámonos orgullosos de todo ello, y demostremos que tenemos la capacidad de ser gente culta, de que el mundo cambie la perspectiva con las que nos ve, que sepan que los Mexicanos estamos orgullosos de ser Mexicanos!!

Por: Verónica Fernández

“Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas “

Era el año 1989, el año que cambio mi forma de pensar, dicen que los viajes  enriquecen… pues sí, te abren la mente y pude ver todo desde otra perspectiva.

Asistía a una escuela especial para aprender inglés como segunda lengua, y la experiencia fue maravillosa ya que mis compañeros eran de diferentes partes del mundo, era como un pequeño EPCOT… pero mucho mejor, y las clases consistían en compartir nuestras diferentes culturas.

Había Japonesas, tan hermosas, discretas y respetuosas. Un par de chicas de medio oriente, recién llegaditas así que aún portaban la “burka” que les cubría el rostro… con ellas no podía compartir mucho en el primer curso porque nadie hablaba nada de inglés. Pase unos meses en verdad muda… ¡no exagero!

Quien se convirtió en mi mejor  amiga fue una mujer de 30 años, Erika, era Suiza Alemana, la necesidad femenina de hablar hiso que nos entendiéramos con un poco de italiano que ella hablaba.

Yo empecé a ver a Erika como una hermana mayor y creo que ella igual me tomo cariño de hermana. Y bueno… yo la veía tan “perfecta”… nunca se le movía ni un cabello, su ropa era impecable, siempre portaba un hermoso bolso de piel, con un elegante pañuelo de seda;  en el que tenia perfectamente ordenada, su cartera, sus bellas gafas de sol y nunca le faltaba su periódico del día.

¿Cómo lo lograba?… se veía siempre tan… tan…”perfecta”, sus movimientos, postura impecable, su manera de dirigirse a las personas con aquella especial elegancia a pesar de no dominar el idioma.

Y en contraste estaba yo… un desastre… ¡en verdad! … cuando empezó el invierno, tenía que caminar dos millas entre la nieve, mi cabello y mi cara siempre estaban húmedas, tenía un abrigo que me prestaron  después de usarlo unos meses durante todos los días ya lo odiaba… y me sentía muy … muy torpe.

Erika se convirtió más que en una hermana, en una maestra personal, me enseño desde que comprar, así como las maravillas de la cachemira, (descubrí, que ese era parte de su secreto, así estaba calientita y no con tantas cosas encima… como yo) y lo más importante, me empezó a llevar al teatro, visitábamos  bibliotecas, asistíamos a galerías de arte,  la gastronomía también fue parte  importante de la experiencia. No gastábamos mucho conseguíamos descuentos, y cupones. También aprendí un poco a administrar. ¡Qué importante tener un modelo positivo a esa edad, con tiempo para enseñarte esas cosas que a menos que seas una “princesa”  nadie te va a enseñar!

Por: Verónica Fernández

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.” Madre Teresa de Calcuta

Fui a recoger a mis hijos al colegio y vi a un par de señoritas literalmente acostadas en el pasto de camellón esperando a que sus papás las recogieran… me llamo la atención, bueno no es que yo sea muy vieja y recuerdo que solíamos sentarnos en las jardineras a platicar en mis tiempos de preparatoria… pero ¿acostadas? …pasé por otro grupo de jóvenes y escuche entre risas como su comunicación verbal se reducía a unas cuantas palabras altisonantes… sin ningún mensaje.

Y esto es la educación privada pensé…

Hace algunos años, cuando tenía diez y ocho, tuve la oportunidad de irme de intercambio a Boston, aún recuerdo como me sorprendió ver esa hermosa ciudad llena de jóvenes de todo el mundo… me encantaba observar la elegancia de las personas portando sus abrigos en invierno e invariablemente leyendo mientras se trasportaban en el metro.

Tristemente ahí empecé a tener conciencia de que mi educación hasta ese momento dejaba mucho que desear con respecto a mis compañeros, creo que desde ahí empezaron mis deseos de superación en todos sentidos.

Han pasado muchos años, muchas historias, muchas ciudades… los deseos de superación continúan, ahora cuento con mejores motivos:

Mi país, por supuesto, quiero lo mejor, sé que hay gente muy buena y tenemos excelentes intenciones.

Y el otro son mis hijos, ¿quién no quiere darles un mejor entorno a sus hijos?

¿Qué hacer? ¿Cómo? …desde mi pequeña trinchera.

El problema es la falta de educación, la falta de los valores… respeto, dignidad, prudencia y por otro lado la carencia evidente de competencias de comunicación, que era lo que yo observaba.

Una gotita de agua, no importa pero hay que hacer algo para rescatar todos esos valores que nos hacen mejores personas y más humanos.

Te contaré poco a poco la historia  que aún se sigue escribiendo…

Puedes leer la segunda parte… https://soymodaless.wordpress.com/2012/06/07/desde-mi-trinchera-segunda-parte-2/