Archivos para las entradas con etiqueta: Hábitos

Por: Marco Engelke

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren. Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tu esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo…Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las ‘ofensas’.

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una novela que no tiene nada que ver con la realidad. También, las personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior. Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su ‘inventario’. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes. ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año. ¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años?

Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia. Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice ‘no’, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías. Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser! nadie te pertenece.

Cuando los colonos americanos querían comprarles sus tierras a los Pieles Rojas, estos les contestaron ‘¿Comprar nuestras tierras? ¡Si no nos pertenecen! Ni el fulgor de las aguas, ni el aire, ni nuestros hermanos los búfalos a los cuales solo cazamos para sobrevivir. Es una idea completamente desconocida para nosotros’. Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir. Entonces ¿Cómo puedo perdonar?

1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4) Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes obscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMAS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6) Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquítate) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida.

Por: Anita San Martin

“Cultiva solo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida”. Elbert Hubbard

¿Cuántas veces hemos escuchando en nuestra vida hablar sobre adquirir buenos hábitos? Al menos yo, muchisisimas.

Dicen que para formar un habito es necesario hacer algo consecuente por 21 días, en este post quiero proponerte que intentes algo: Formar el habito de de ser una persona especial, una persona que marque la diferencia, una persona que deje huella, el hábito de todos los días ser la mejor versión de ti. Se escucha fácil pero crear el hábito de ser todos los días alguien mejor del que fuiste el día anterior es una tarea complicada pero que nada puede dar más satisfacción  que saber que estamos viviendo con la mejor versión de nosotros mismos, el hábito actúa en el presente sin que nos demos cuenta de su presencia, es por eso que así como trabajamos por conseguir otros hábitos, trabajemos por conseguir el hábito de hacernos cada día mejores personas para nosotros y para los demás.

Durante los próximos 21 días intenta decir y hacer estas pequeñas líneas que comparto contigo.

Día 1: Si los mejores momentos son los que compartimos con alguien, hoy tú puedes ser para alguien un momento inolvidable. Intenta estar abierto a todas las experiencias y personas que la vida tiene destinadas a que se crucen en tu camino.

Día 2: La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. Nosotros  proyectamos lo que queremos que pase en nuestra vida, siéntete bien contigo mismo y deja que la vida te  regrese ese bienestar.

Día 3: Los sueños son sumamente importantes. Nada se hace sin que antes se imagine. Sueña, pero mejor aún, lucha para que esos sueños se hagan realidad.

Día 4: “Rara vez se presentan grandes oportunidades de ayudar a otros, pero las pequeñas nos rodean todos los días.” Ayuda a todo aquel que necesite de ti, no es necesario hacer grandes cosas, una sonrisa o una palabra de aliento pueden marcar la diferencia.

Día 5: Ser grande no es cuestión de tamaño. Ser grande es cuestión de actitud. Despierta hoy con la mejor actitud.

Día 6: La felicidad no depende de lo que me pase sino de cómo me tomo lo que me pasa; así que decide ser feliz hoy y el resto de tu vida.

Día 7: Amado Nervo decía “Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor” Ama a todos y a todo, pero principalmente AMA PRIMERO A LA PERSONA QUE VES EN EL ESPEJO hoy, aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.

Día 8: Detente en algún momento del día, observa a tu alrededor, mira al cielo y respirar, no te tomes todo tan en serio.

Día 9: SONRIE y da gracias porque estás vivo y todavía andas por aquí. ESTA VIDA NO ES ETERNA, PARA NADIE. Es un regalo, una aventura, una celebración, un hermoso viaje

Día 10: Da a la gente más de lo que espera y hazlo con alegría, recuerda que el egoísmo es parte del fracaso de la vida, no fracases hoy, deja que la alegría de tu corazón ilumine el camino de otros.

Día 11: No pierdas nunca la sonrisa. La sonrisa es ese algo luminoso con lo que nos asomamos a los demás. La mejor forma de vencer las dificultades es atacándolas con una magnífica sonrisa, SONRIE HOY.

Día 12: La belleza exterior es incompleta cuando se carece de belleza interior, un proverbio dice que la gente se arregla todos los días el cabello ¿Por qué no el corazón? Levántate, arregla y maquilla tu corazón antes de salir de casa.

Día 13: Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso, CONFÍA EN QUE TU PUEDES.

Día 14: Si no proviene de tu corazón, mejor que no salga de tu boca. Ten prudencia al hablar, medita cada palabra, recuerda que de lo que sale de tu boca, es de lo que está lleno tu corazón.

Día 15: Nunca te rindas, hasta que lo que haces sea mejor y lo mejor sea excelente, LUCHA HOY POR HACER LAS COSAS MEJOR DE LO QUE YA ERAN.

Día 16: Sal todos los días, los milagros quieren ser descubiertos. Primero cree que los milagros en verdad existen y que están ahí esperando ser descubiertos por ti, déjate sorprender por cada acto que rodee tu vida hoy.

Día 17: La envidia es una pérdida de tiempo, tú tienes todo lo que realmente necesitas, mejor da gracias por todas las bendiciones que llegan a  tu vida.

Día 18: No te aferres a lo positivo ni te resistas a lo negativo, sino permítele a ambos que te enseñen, acepta todo lo que pasa y aprende de ello.

Día 19: Abraza a tus seres queridos cada vez que puedas y no dejes de recordarles lo importante que son en tu vida, HOY y todos los días.

Día 20: No te subestimes comparándote con los demás. Son las diferencias que hacen a cada persona única. Tú eres diferente, disfruta esa diferencia.

Día 21: No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer. Tú estás llamado para grandes cosas, NO LO OLVIDES.

 

Quizá pienses que estoy loca…La verdad es que sí un poco, pero estoy convencida que como dice una frase “aunque no tenga moño, la vida es un regalo” y quiero contribuir a ser parte del regalo de la vida, compartiendo con los demás una mejor versión de mi, que me permita ser feliz y hacer feliz a los demás. Trabaja los próximos 21 días en estos pequeños tips, después me platicas como te fue… ¡inténtalo, no pierdes nada!

Cuida tus pensamientos, se convertirán en palabras; cuida tus palabras que se convertirán en acciones; cuida tus acciones que se convertirán en hábitos; cuida tus hábitos, porque son tu vida; cuida tu vida porque tienes sólo una.

Por: Verónica Fernández

“Lo mejor que se puede dar a los niños, además de buenos hábitos, son buenos recuerdos” Sidney Harris

Dicen que los hábitos hacen a las personas, y yo estoy totalmente de acuerdo,  háblame de lo que haces y sabremos no solo como eres tú sino también tu familia.

La mujeres, las mamás, esposas tenemos un rol, fundamental en la familia, somos el pilar que sostiene todooo en nuestra casa… cuentan por ahí que los hijos le preguntan a la mamá ¿dónde está  esto?  ¿Qué uniforme me toca? ¿A qué hora es tal…? Y al papá solo le preguntan… ¿dónde está mamá?  … Bueno que afortunadas, pero esto tiene también una gran responsabilidad ya que los hábitos que nosotras fomentemos en nuestra vida, repercuten directamente en la vida de nuestra familia.

Por eso los invito a reflexionar un poco si eres mamá ó seguro tienes una, ¿Cuáles son los hábitos que fomento en mi, que afectan a mi familia?

En una clase con mamás les pedí que hicieran una pirámide y colocaran sus prioridades, fue una sorpresa que muchas se quedaron en el primer renglón, pusieron…”mi familia” y ahí se acabo.

Una mujer es más que ser solo madre, también es esposa,  hija, amiga, muchas profesionistas, trabajadoras,  y otros muchos roles que desempeñamos.

Por eso la responsabilidad de tener una vida integral… conformada  por diferentes actividades que la harán más rica para nosotras y en consecuencia para nuestra familia.

A quien no le gusta una mamá que este de buen humor… pues propiciemos el bien estar. En la clase hicimos una lista de los 10 hábitos que no nos deben faltar en nuestras vidas para que sean armónicas y equilibradas.

No caer en el extremo de la mamá limpiadora que no tiene tiempo para nada porque la casa le demanda toda su energía, ni la mamá “workaholic” que después de trabajar sigue contestando mensajes de la oficina, o la “socialite”, que anda de desayunito en desayunito.

Lo siento pero la mujer de hoy tiene que ser  sumamente organizada,  tenemos que tener claras nuestras prioridades, nuestros valores y fomentar hábitos sanos en nuestros hijos, hasta de cosas sencillas como de ser cooperadores, hay que aprender a delegar, así ellos (hijos, esposo) aprenden a cuidar más que la casa esté ordenada y nosotras tendremos más tiempo que se traducirá en calidad para el tesoro más importante que tenemos, nuestra familia.

1. Leer, tenemos que estar informadas, tener diferentes temas de conversación, que sean interesantes. ¿Cómo queremos que nuestros hijos lean, si nunca nos ven leer?

2. Ejercicio, tiene tantos beneficios, para una salud física como mental, genera endorfinas, activa la circulación y claro nos hace sentir mejor más activas.

3. Orar, hay muchas formas de hacerlo, desde las oraciones que conocemos, hasta una plática amigable con Dios, ofrecer las cosas buenas y malas que nos vallan sucediendo durante el día, hasta la oración contemplativa que es solo estar un ratito a solas conectada solo con Dios… muy reconfortante.

4. Llevar una agenda, si queremos que nuestra vida sea equilibrada, tenemos que organizarnos, no hay mas, lleva una agenda y aprovecha cada minuto del día en acciones positivas que terminaran traduciéndose en una mamá tranquila, equilibrada y de buen humor.

5. Tiempo comunicación a cada uno, si tienes tres hijos… necesitas un momentito con cada uno, hacer una conexión especial y personal. Si tienes más hijos pues mas organizada ;D

6. Tiempo para mí, por que solemos dejarnos para el último lugar, si somos el pilar!! Como dice Gaby Vargas es su libro “Primero TU”… pensar en ti no es egoísmo es que si tu estas bien todas estarás bien.  Separa por lo menos un par de horas a la semana y haz lo que quieras, una película, pedicura, leer, tina… implemente naaddaa!

7. Tiempo de pareja,  súper importante,  se amigo de tu pareja, salgan, ó preparen una cenita juntos, vean un programa en  la tele, salgan a caminar.

8. Diversión, todo lo anterior parece divertido, pues más diversión, es parte del equilibrio, diviértete, haciendo lo que hagas, que no sea una carga lo que haces, recuerda todo es actitud.

9. Comer saludable, ¿quién va al súper? ¿Quién cocina? … pues si, en ti cae esa responsabilidad de que sea sano, si consumes mucha azúcar, cafeína, ó harinas, esto va a afectar tu estado de ánimo y de tu familia… ¡recuerda equilibrio en todo!

10. Descansar, merecido, planea tu descanso, duerme, cierra tus ventanas, tu puerta y si puedes tomate 15 minutos en la mitad del día para recargar baterías.

Todo lo que necesitas es amor, consigue amor a través de hábitos sanos y fuerza de voluntad, para que tengas pila para dar mucho amor.