Archivos para las entradas con etiqueta: Respeto

Por: Verónica Fernández

“El amor es un acto de valentía, nunca de temor; el amor es compromiso con los hombres.” Paulo Freire

Pareciera que fue ayer… yo emocionada en el altar, realmente feliz, ilusionada, está el video de la boda que no me deja mentir, no podía dejar de sonreír…

Si acepto todo, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza…

Quizá no sabemos en lo que nos estamos metiendo en ese momento pero cuando se  llega al altar por los motivos correctos, quiero decir NO porque:

  • Para no pasar toda la vida solos.
  • Como un medio de tener seguridad económica.
  • Como una forma de salir de su casa.
  • Como resultado de motivos meramente emocionales y sexuales, como atracción física.
  • Porque la familia desea que se case con una persona específica y la persona no sabe decir “no”.
  • Porque la mujer tiene miedo de ser una madre soltera o el hombre siente que está obligado a casarse con una mujer porque está embarazada.
  • Por la presion social… todos se están casando.

El motivo correcto es amar a la persona y estar dispuesto a compartir el resto de tu vida con esa persona que libremente has elegido, la verdad yo tenía un poco de la tercera opción, pero no recomiendo el matrimonio como salida cuando las cosas no van bien en casa. Ojalá la vida fuera perfecta pero no es así y hay que lidiar con las cosas como se nos presenten, y muy importante hay que asumir las consecuencias de nuestras decisiones.

Quizá tu caso tiene alguna combinación de las anteriores, va a ser más complicado pero eso le dará más elementos para superar con valentia dentro de la relación. Si ya es complicado el matrimonio solito, no lo compliques más desde el inicio, recuerda que lo que bien empieza tiene más probabilidades de terminar bien.

En este caso yo decido casarme a los 21 años con Gustavo de 31, muchas cosas positivas, otras no tanto… pero quien dijo que el matrimonio es “…Y vivieron felices por siempre” ah! Disney, pues no, ahí empieza verdaderamente la historia… yo aún no terminaba la carrera y tenía muchos sueños aún sin cumplir.

Con los años he aprendido a cambiar esos sueños por sueños compartidos, o sea a ceder, a dar, a perder, a respetar, a ser paciente, también a ser menos egoísta; el matrimonio no es una universidad …es una maestría en Amar.

Hoy se ha perdido el verdadero sentido del matrimonio muchos gastan fortunas en la fiesta de la boda, otros muchos simplemete deciden vivir juntos, no importa como deciden hacer sus votos, lo importante es comprometerse a amar a esa persona, no solo en la etapa del enamoramiento que es donde se da el matrimonio y tenemos la química haciendo de las suyas en nuestro organismo… Lógicamente esta etapa pasa y empezamos a ver a nuestra pareja más objetivamente y aquí empieza el verdadero amor.

Lo importante es ir librando esas pequeñas batallas, sin rendirse; cuando nacen los hijos, cuando perdemos a un ser querido, cuando no hay trabajo, en las enfermedades, yo he aprendido que estas situaciones son las que realmente nos han unido a lo largo de los años. En mi experiencia lo difícil es cuando todo está bien,  ahí es cuando no debemos de perder de vista la importancia de la pareja.

Creo que vale la pena apostar por la familia, no te rindas no es una opción y si aún no lo haces escoge bien a la persona con la que vas a compartir el resto de tu vida… para eso es el noviazgo hablen de valores, de sueños, y comprométete di ¡Sí, Acepto! con el corazón.

 

Anuncios

Por: Verónica Fernández

“Nadie piensa, donde todos lucran; nadie sueña, donde todos tragan.”José Ingenieros

Recuerdo a mi abuelo,  un hombre sabio, por su edad, por sus principios, por su cultura… mi abuelo era un hombre alegre, que disfrutaba de los placeres sencillos de la vida, un hombre de familia, lo recuerdo con un especial gusto por la mitología griega, la astronomía, el vino de mesa y por la música todo tipo  en especial la clasica.

Lo recuerdo disciplinado todos los días se levantaba a las 4:00 am a estudiar, cuando salíamos a la calle debíamos de hacerlo con una ó dos horas de anticipación mínimo por que no había quien no se detuviera a saludarlo, cuando estudie la licenciatura, no hubo un maestro mío que no me dijera que mi abuelo fue  su maestro y que era un hombre grande…  ¿En qué se mide la grandeza del hombre?…  Para mí en todo lo que puse en el primer párrafo…  Hoy puedo decir llena de orgullo por mi abuelo… fue un político interesado por el bien estar de la gente y puedo decir algo que es muy importante para el país que tenemos hoy… mi abuelo fue  un hombre HONRADO… la prueba de lo que digo además de tener una vida sencilla, jamás viajo por ejemplo y no dudo que lo hubiera disfrutado muchísimo, pero su salario como “servidor público” por supuesto que no alcanzaba para eso, en toda su vida solo  hizo su casa, una casa sencilla de clase media, vivió y murió sirviendo a su pueblo.

SI mi abuelo  fue de ese partido político del que hoy todos se quejan, y muchos culpan por el México que tenemos hoy…  sí creo que mi abuelo fue un hombre excepcional… Me pregunto ¿En qué momento cambio todo?, ¿Qué cambio, los hombres, el partido, los intereses, los valores, los principios?… Creo que difícilmente un hijo de un político de hoy puede sentir el orgullo de honradez de su padre, la clase politíca dicen los que saben, es la  que tiene la imagen más negativa en nuestro pais.

Pero quién tira la primera piedra… el político corrupto que solo ve sus propios intereses, el que vende su voto por una targeta ó unos cuantos pesos, sin importarle que llegue a poder una persona nefasta, el funcionario de casilla al que le llegan al precio, el reportero que se deja comprar, el oponente que también quiere llegar al poder  por encima de los demás y que tampoco sabe respetar, el que insulta, el intolerante…  el que no hace nada… ¿Quién? , ¿Quién peor? Sí, estamos de luto por el México que tenemos que hemos hecho cada uno de nosotros  con nuestras  acciones… desde nuestra propia trinchera.

Eso es lo que somos y ese es el gobierno que nos merecemos, un gobierno corrupto eligido por un pueblo corrupto,  porque no hay civismo, no hay valores, no hay democracia, no hay ética, no hay principios…

Yo me consideró apolítica no milito en ningún partido, soy muy conservadora para los liberales y muy liberal para los conservadores…  Soy una simple ciudadana y me da vergüenza la política de mi país, y con sinceridad no se a donde vamos a llegar, pero definitivamente no es el país que me gustaría para mis hijos.

¿Quién ve la luz? ¿Qué me diga por donde ahora?… Yo creo que el problema  de nuestro país es de fondo, la educación en valores es fundamental,  una educación que se tiene que dar en el seno de una familia y por ello hay que luchar a favor de la familia no en contra de ella. Una educación qué incluye a todos…  si no hubiera quien vendiera su voto, no hubiera quién lo comprara.

Y tú… ¿A quién crees responsable del México de hoy?